Además, el ex representante de Belén Esteban asegura que es ésta la que está obsesionada con Campanario.

Toño Sanchís ha regresado a sus colaboraciones en Telecinco tras unas vacaciones que ha calificado como “las mejores de su vida”.

En el programa Viva la Vida de Telecinco, ha hablado sobre la polémica que ha saltado sobre la supuesta obsesión de Mª José Campanario con Belén Esteban que la lleva a guardar todo lo que aparece sobre ella en cajas de zapatos que guarda bajo la cama.

Toño tiene una teoría muy distinta sobre esto, ya que asegura que quien guarda todos los recortes sobre Belén es Jesulín, con el fin de tener toda la información recopilada para cuando tenga la famosa conversación con su hija, que se supone que iba a tener lugar cuando cumpliese 18 años pero que la situación de Mª José ha obligado a postergar.

Es más, ha señalado que la que está obsesionada realmente es Belén con Mª José, y afirma que las cosas que le ha oído decir a su ex representada y a su entorno sobre la esposa de Jesús le “abrían las carnes” y rozaban lo enfermizo. Pone como ejemplo que la llamaba “la pony” y que decía que hablaba mucho con Jesús siendo mentira, sólo para “rayar” a Mª José.

Ha añadido que la obsesión que Belén tenía con Jesús se ha prolongado en Mª José.

Claro, lógicamente en Sálvame han señalado que si hay alguien que ha alimentado todo eso ha sido el propio Toño, pero éste lo ha negado tajantemente “la propia Belén dijo en una entrevista que yo nunca le había calentado la cabeza con este tema”.

Pero, cuando Toño afirmó, tras alabar el comportamiento ejemplar de Jesús como esposo en estos momentos difíciles, que le encantaría hablar con María José Campanario y que “le contaría muchas cosas”, el periodista Diego Arrabal se erigió en portavoz de la mayoría de los espectadores, espetándole que era muy fuerte que ahora se pusiera de parte de Mª José y Jesulín.

Esto le sentó muy mal a Toño que le contestó que no les estaba defendiendo, que sólo se solidarizaba y pedía respeto por una persona enferma, a lo que Marisa Martín Blázquez le respondió que poco respetó a Belén cuando estaba enferma y le hizo lo que ya ha determinado la justicia. Toño le contestó que eso no era verdad, que simplemente Belén no quiso reconocer que tenía una comisión más alta de la que ella decía, vamos, que Toño sigue en sus trece pese a la sentencia que le condena.

El broche de oro lo puso Toño Sanchís cuando acusó a Toñi Moreno de hacer gestos al público para ponerlo en su contra “no malmetas” le dijo a la presentadora, que no salía de su asombro, como es natural, lo mismo nos pasaba a los que veíamos el programa. “El público es sabio” señaló Toñi sin querer entrar en el juego.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios