La propia Chelo, Noemí Hungría y Laura Lago, aclararon todo lo sucedido alrededor de esas fotos en Sábado Deluxe

Esta semana, aparecían en la portada de la revista Diez Minutos, unas fotos en las que aparecían Chelo García Cortés y su mujer, Marta Roca, paseando juntas y besándose en la playa.

chelo-fotos-mujer-diez-minutos

A todos nos sorprendieron mucho estas imágenes, ya que la periodista de Sálvame siempre había mantenido la discreción más absoluta en lo que respecta a su matrimonio.

Pero, hasta los más profanos en la materia se dieron cuenta que las fotos no eran robadas y que estaban pactadas con el fotógrafo.

Finalmente, Chelo tuvo que reconocer que fue un reportaje pactado con el fotógrafo Gustavo González.

laura-lago-deluxe-chelo

Laura Lago, periodista del programa Cazamariposas, amplió datos: Hace un año, Chelo García Cortés acudió a Gustavo González para pedirle si podía dejarle algo de dinero, ante los problemas económicos por los que pasaba. El fotógrafo, al que hay que aplaudir porque eso SÍ es un amigo, le prestó nada más y nada menos que 8.000 euros.

Aunque Gustavo no le reclamaba nada, Chelo veía que pasaba el tiempo y no se lo podía devolver, así que se le ocurrió darle al fotógrafo un reportaje, para devolverle el favor. La revista le dijo que lo que les interesaría sería unas fotos con su mujer, Marta Roca, una gran desconocida para el público. La remuneración sería de 16.000 euros, aunque Chelo ha puntualizado que no son esas las cantidades, sin dar detalles.

Cuando Chelo vio el reportaje, se dio cuenta que no podía pasar por robado, así que comunicó mediante un mensaje a su mujer que iba a decir la verdad, pero al mismo tiempo la pidió que ella se mantuviera al margen.

Por seguir ese consejo, Marta negó a su amiga Noemí Hungría que estuviese al tanto del reportaje. Estando con ella, Noemí recibió una llamada de una amiga avisándole que Chelo estaba reconociendo en Sálvame que las fotos eran pactadas, pero la respuesta de Marta fue que eso era imposible.

Chelo reprochó a Noemí que la acusase de haber engañado a Marta, pero Noemí aclaró que lo dijo antes de saber que Marta estaba al tanto “yo, en ese momento, hubiese puesto la mano en el fuego por Marta” dice Noemí. Es lógico que si ves que un posado y una de las protagonistas te asegura que es un robado, pienses mal de la otra parte.

Noemí Hungría

Noemí no entiende por qué Marta no le dijo la verdad “lo habría entendido perfectamente” pero Chelo insiste que fue por consejo suyo. También matizó Chelo, dejando claro que no tiene nada en contra de Noemí, que ésta no es la mejor amiga de Marta, sino Sofía Mazagatos.

La que fuese la primera expulsada de Gran Hermano 3, se quedó lógicamente sorprendida de que Gustavo hubiese sido el elegido para el reportaje, teniendo en cuenta que su marido, Enric Bayón también es fotógrafo y le ofreció a Chelo hacer un reportaje bonito con su mujer, ya que como iba a entrar en Supervivientes, seguramente las iban a fotografiar igualmente, pero ella lo rechazó.

Sí resultó extraño enterarnos de que Marta le dio cosas de su armario a Noemí – que pasaba también por problemas económicos- para que consiguiese algo de dinero vendiéndolas, siendo que la propia Marta también pasaba por apuros parecidos.  

Chelo reconoció sentirse “triste con el mundo” tras acabar la entrevista, ya que se habían dicho cosas “que yo no quería hacer públicas”.

También esta semana hemos podido escuchar las declaraciones de una ex pareja de Marta, en las que acusa a Chelo de haberla amenazado para que se apartase de Marta. La periodista ha respondido que no ha visto a esa persona en su vida.

Comentar

Comentarios