Tremendo lo de Kiko Rivera este viernes en el Deluxe. Su actitud rozó lo intolerable, y siendo que venía, como él dijo “por necesidad” para pagar deudas, siendo que los platós de Telecinco son el único sitio del que puede sacar dinero cuando está con el agua al cuello, más le valía tener otra actitud más humilde y respetuosa ante los colaboradores del programa.

Kiko-Rivera-deluxe

Empezó la entrevista con una pillada monumental. Jorge Javier Vázquez le hizo la pregunta que todos teníamos en mente: ¿Por qué no fuiste a recibir al plató a tu hermana cuando fue expulsada de Supervivientes? Y la respuesta fue disparatada. “Estaba cansado tras un bolo y como su representante no creyó que fuese a salir, preferí descansar”. Cuando se dio cuenta que su argumento era muy pobre, lo cambio por un “estaba trabajando”. Jorge asegura que el único motivo para no ir a recibirla fue esta frase “esto tiene un precio” y recordemos que Chabelita también pensó lo mismo cuando fue expulsada y se encontró con la única compañía de Dulce en el plató. Cuando Jorge remató recordándole que ni siquiera la había llamado por teléfono ni durante el concurso ni en su expulsión, Kiko ya sólo pudo callar.

Sobre el sorprendente hecho de que una niña de 12 años y su tío se dejen de hablar, no quiere meterse, piensa que es algo entre ellos y señala que para él, su tío Agustín es como si fuese su padre.

Eso sí, puntualiza que está recuperando el tiempo perdido con su hermana, y que su relación es ahora maravillosa. Aunque no dudó en cargar contra Dulce “¿Quién se cree Dulce que es? No deja de ser una trabajadora, se ha crecido y se ha creído la madre de mi hermana”.

Insiste en que su pareja, Irene, es un ser maravilloso que le ha dado tranquilidad y ha pedido no hablar más sobre su pareja porque está embarazada. Como María Patiño le dice que estar encinta no es una enfermedad, Kiko le ha espetado “Cuidado, que vivimos en la misma ciudad”, vamos, que ha amenazado, como poco, con contar lo que sabe de ella. Olvida el pequeño detalle de que es él el que por dinero acude al programa a hablar de su vida, y María Patiño es periodista y su trabajo es preguntar, no contestar. Finalmente, Kiko ha reconocido que ha dado las explicaciones que tenía que dar a Irene y que discutieron pero que el tema “está zanjado” entre ellos.

DELUXE 2

El miedo a enfrentarse a ellos le llevó a vetar a tres colaboradores: Belén Esteban Kiko Hernandez y Mila Ximénez. Finalmente, levantó el veto, para que no pensáramos que les vetaba porque no se atrevía a tenerles enfrente. Entró Belén Esteban y ella se mantuvo firme aunque Kiko le pidió perdón por todo lo que le hubiese molestado. Ella lo aceptó salvo en lo de haber llamado “maricón” a Jorge Javier, aunque Kiko insiste en que no lo dijo y le instó a que se lo demostrase enseñando la grabación.

Después, entró Kiko Hernández, que le pidio que pidiese perdón a María Patiño. Por supuesto, María reaccionó con firmeza “ya me he cansado de perdonar tus impulsos” a lo que Kiko Rivera respondió con un educado “me la sudas tú y todo lo que digas”. Lo que le dijo a Kiko Hernández no se quedó atrás: “siento por ti un odio hacia ti tremendo” le espetó. Hernández no quisó continuar, claro, pero sí le preguntó por el tweet en el que Kiko Rivera escribió “el maricón y la vieja esa, qué tienen que decir de mí” refiriéndose a Hernández y Mila Ximénez. Por eso, hay una demanda, pero Kiko niega haberlo escrito. Después contaron cómo, durante la publicidad, Kiko Rivera le dijo a su representante “he estado a esto de pegarle una hostia”.

El encuentro con Mila Ximénez se puede resumir con lo siguiente: de nuevo Kiko trataba de defenderse atacando, sacando el supuesto pasado oscuro de la periodista. Cuando ésta le recordó que ella no había robado ni había estado en la cárcel, Kiko hizo un gesto cargado de madurez: le sacó la lengua a Mila. Cuándo ésta se lo reprochó, tuvo el valor de negarlo, como si no se grabasen los programas, vamos. Se coge el mando, se retrocede un poco y aparece la lengua de Kiko.  Ojalá Mila hubiese sido más dura, porque puede hacerlo.

Una vez ya sentado frente a todos los colaboradores, se ha negado en redondo a hablar de su madre y de su estado de salud. Curioso, porque si está sentado en un plató no es por méritos propios, sino por ser hijo de la Pantoja. Su madre sí puede sentarse en un plató por sí misma, porque ya era famosa antes de casarse con Paquirri. No es famosa por ser hija de o esposa de o hermana de.

Los colaboradores le reprocharon que el día que salió de permiso su madre, él estuviese con una chica en un hotel de Benidorm, algo que él desmiente pero de lo que hay hasta foto. Si dijo que si su madre no vende sus propiedades será porque no puede, aunque él no está al tanto de esas cosas, y reconoció que le da igual el estado de salud de Julián Muñoz, al que considera culpable de lo que le ha pasado a su madre.

Entre las deudas que tiene que pagar Kiko y que le obligan a ir al Deluxe, están los casi 40.000 euros en multas de tráfico – le han quitado todos los puntos del carnet – y la penalización por abandonar Gran Hermano Vip. Por cierto, Kiko Matamoros señaló que se dice que él nunca se examinó para obtener el carnet, que lo hizo una persona que ya lo ha hecho con otros famosos, y que se lo recomendó un jugador del Sevilla. Por supuesto, Kiko lo desmintió, pero no sería la primera vez que se oyen cosas raras acerca de cómo obtienen el permiso de conducir algunos famosos.

También dijo arrepentirse de haber llamado “p…” a Olvido Hormigos y que ahora se lleva bien con ella, y reconoció que en una etapa de su vida consumió drogas, que nunca lo ha hablado con su madre, pero que ahora está limpio, algo que Kiko Matamoros puso en duda.

Nos quedamos con las conclusiones que sacaron los colaboradores del programa tras la entrevista:

María Patiño: “A Kiko Rivera se la suda todo”.

Lydia Lozano: “Mentiroso, maleducado y grosero. Y sobretodo, mentiroso”.

Belén Esteban: “Cuando la necesidad aprieta, a veces tienes que hacer cosas que no quieres hacer. Pero, cuando las haces, tienes que contar la verdad y ser valiente.

Kiko Hernández: “He visto a Kiko Rivera, cobarde, muerto de miedo. Y hoy no ha sido profesional, no se ha ganado su sueldo”.

Mila Ximenez: “Kiko Rivera ha sido hoy la descripcion más clara de la ruina moral de los Pantoja”.

Kiko Matamoros: “Yo lo que he visto es un Kiko Rivera tremendamente torpe, que supongo que lo ha ha producido en mucha gente es lástima”.

El modo en que Kiko Rivera abandonó el plató, fue el broche perfecto a la lección de mala educación que el hijo de Isabel Pantoja nos estuvo dando toda la noche. Qué distinto su comportamiento de el de su hermana Isa Pantoja, que por encima de otras consideraciones, siempre se comporta de manera educada y respetuosa.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios