El Ministerio de Interior ha abierto una investigación oficial para aclarar si ha hay trato de favor hacia Isabel Pantoja en la prisión de Alcalá de Guadaíra.

Hasta 56 funcionarios han denunciado los supuestos privilegios de los que disfruta la tonadillera en prisión, con situaciones que “van de lo esperpéntico a lo insolidario con respecto a otras internas” y que hace que los funcionarios “pierdan autoridad y respeto”.

Aseguran que la artista tiene criada en el módulo, que le limpia la celda, le lava la ropa… y que explota a dos internas costureras, que acceden a todo por miedo a que no les den los permisos, o cualquier otra represalia.

La directora de la prisión, ha desmentido tajantemente que se trate de manera especial a Isabel Pantoja, pero este desmentido ha espoleado aún más a los funcionarios para insistir en su denuncia. Aseguran que la artista ha llegado a desayunar con la directora en vez de con las presas, que se queja a la dirección cada vez que los funcionarios intentan que cumpla las normas como el resto de las internas, que entra al Economato por la puerta de funcionarios en vez de por la de presas y que si no le gusta la comida que hay en el comedor, le ponen otra distinta.

Cuentan que, al principio, Isabel se ganó a todos, que se presentó como una más, y tanto fue así que los funcionarios negaron que se hubiera pintado su celda y cambiado el colchón.

Otro ejemplo es que, cuando regresó de su permiso, entró con tres bolsas, cuando la norma establece que las internas deben regresar con el mismo número de bultos que llevaba al salir, en este caso, uno. Cuando fueron a cachearla, un procedimiento normal, dijo sentirse humillada. Cuando otra funcionaria le dijo que no podía tomarse un  café en el taller, la tonadillera se enfrentó a ella. Ante esto, le anunció que por ese comportamiento le tenía que poner un negativo, e Isabel reaccionó muy alterada, diciendo “Yo no te tengo por qué conocer, pero tú sabes muy bien quién soy yo”.

Explican también que la directora y algunos funcionarios de confianza, se pasan horas con ella en la celda, desentendiendose del resto de internas, incluso del módulo de madres. Señalan que es Isabel quien manda allí, apoyada siempre por la dirección de la cárcel.

El caso es que, los funcionarios temen un motín o situaciones realmente peligrosas “Ella cree que la cárcel es su cortijo, pero las internas aprecian mucho a las funcionarias y no quieren a la Pantoja, y como un día se calienten, ella diga una impertinencia y las pille cruzadas…Sabe Dios”.

Por cierto, que en otro orden de cosas, el 30 de junio llega otro plazo de la multa que la cantante pidió pagar en plazos. Tiene que depositar 200.000 euros, algo má de  en el Juzgado si no quiere que se le sumen seis meses más a su pena de cárcel, pero parece que sí ha logrado reunir el dinero.

Veremos cuál es la conclusión de la investigación que se está llevando a cabo.

 

 

Imagen: elcomercio.es

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios