Rosa Benito se ha volcado en su hija Chayo tras prescindir Telecinco de su colaboración en Sálvame.

Los conciertos que da junto a su hija, para los que tiene fechas hasta Navidades e incluso para el año que viene, están consiguiendo que Rosa Benito lleve mejor su adiós a Sálvame. Además, actuar juntas ha estrechado su relación con Chayo “me ha dado una luz que nunca había visto, estaba en un pozo sin vida y mi hija me ha hecho revivir y estaré con ella a muerte siempre” ha declarado.

De manera indirecta, su hija tiene parte de “culpa” de lo ocurrido con su madre, ya que Telecinco ha decidido prescindir de ella por la demanda que puso su marido, Andrés Fernández, contra Kiko Matamoros. Dicha demanda, por valor de 150.000 euros, casi 25 millones de pesetas, ocasionó unas tensiónes entre las partes que habría desembocado en la ruptura de la relación laboral. También Amador Mohedano ha dejado su colaboración en Mujeres y hombres y viceversa. Eso sí, al mismo tiempo, ha comenzado a publicar sus memorias en la revista Semana.

Dicen que también ha influído que ya no interesan al público las idas y venidas de Amador y Rosa, y que tampoco ha ayudado que se haya enfríado la relación entre ésta y Belén Esteban. Recordemos que a Belén le ha decepcionado que Rosa no la apoyase durante su estancia en GH Vip con la misma intensidad con la que ella la defendió durante Supervivientes.
Lo que nos preguntamos, es ¿Serán suficientes los ingresos por las actuaciones para hacer frente a las deudas que tiene Rosa -por culpa de Amador-  con Hacienda y la Seguridad Social, de alrededor de 500.000 euros, más de 83 millones de pesetas? Descubrir que Amador la había arruinado, fue lo que la llevó a romper su matrimonio definitivamente.
En diciembre del pasado año, Rosa reconocía que todo su sueldo mensual se le iba en los pagos fraccionados de las deudas, y que apenas le quedaban 200 euros para ella y su hijo. Suponemos que Amador habrá colaborado con su trabajo en Telecinco durante este año, porque si no…
Precisamente, Rosa había decidido, hace poco, no vender el ático de Chipiona, tras ocho meses con el cartel de “Se vende” sin resultados positivos. Quería tener una propiedad para legarle a sus hijos, pero después de quedarse sin su trabajo en televisión, seguramente tendrá que pensarse si lo vuelve a poner a la venta.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios