Rocío Carrasco, entró por teléfono en Sálvame, dejando claro que no iba a entrar en temas personales, a pesar de la insistencia de Paz Padilla. El motivo de la llamada de la hija de la inolvidable Rocío Jurado, fue defender la labor de su tío Amador en el futuro  museo de la cantante: “el trabajo para el que fue contratado, organización, decoración, etcétera, lo ha hecho magnificamente bien”.

Rocío no ha querido comentar la información aportada por Kiko Hernández, y que también le ha llegado a Rosa Benito por gente de Chipiona, sobre que Amador ha sido apartado de su trabajo en el museo, por organizar en él fiestas con sus amigos.

Sobre los problemas para la apertura del museo, Rocío confirmó que hay una investigación sobre la sociedad que iba a gestionarlo, y que hay que esperar a que ésta finalice y todo esté transparente.

No quiso contestar a las duras declaraciones de Amador, en las que aseguraba que su relación con su sobrina estaba rota desde hace mucho tiempo, y que ésta le había “fallado bastante”. Rocío Carrasco se limitó a decir “es mi sangre y no voy a entrar en eso”.

Así como Amador declara haber hablado con José Ortega Cano, al que notó muy contento y “con muchas ganas de verme”, Rocío Carrasco, durante su intervención telefónica en “Sálvame”, llamó “Tita” a Rosa Benito y confirmó que ésta nunca le había defraudado.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios