Anonadados nos hemos quedado al ver la portada de la revista Interviú que ha llegado hoy a los kioskos. En ella, vemos a Raquel Mosquera, la viuda de Pedro Carrasco, a sus 43 años, enseñando su generosa anatomía sentada en un sillón de peluquería bajo un secador de pelo.

Sólo con unas medias y un ajustadísimo corsé de encaje negro, posa orgullosa de sus curvas y confiesa que se siente muy guapa y que es verdad que gusta a los hombres. Afirma que por primera vez hace lo que quiere sin pensar en el qué dirán.

Pero, no se quedan ahí sus jugosas declaraciones, ya que asegura que le gusta que la miren, que es muy sexual “me gusta el sexo, me gusta mucho sentir a mi pareja” y que “siempre he sido muy exuberante, y eso me gusta”. Eso sí, es mucho más discreta a la hora de tocar el tema de la que fue su familia política, ya que asegura que le han ofrecido mucho dinero por hablar de Rosa Benito, por ejemplo, y no ha aceptado ni lo hará “como decía mi marido Pedro, sé tanto que sé hasta callarme” Sí reconoce no tener relación, ni buena ni mala, con Rocío Carrasco.

También dice que el que no le hayan descubierto con novios demuestra “lo discreta que he sido y lo discretos que han sido conmigo también” aunque ahora no hay nadie en su vida. Ojo, porque deja claro que no es una mujer de novietes “a mí se me conocen dos personas de las que me enamoré locamente y me casé con ellos”. Eso sí, le encanta salir de marcha “me encanta bailar, desconecto, aunque haya estado todo el día trabajando en la peluquería, puedo estar bailando toda la noche con taconazos de 13 centímetros y hasta las 7 de la mañana”.

Raquel dirige una empresa con cinco empleados, lleva su casa, tiene una hija, y aún le da tiempo a divertirse, cuidarse, hacer mucho deporte… para el reportaje, ha adelgazado ocho kilos. Sobre la pequeña Raquel, le gustaría que su padre, Tony Anikpe, tuviese más contacto con ella que el telefónico que mantiene los fines de semana, y personalmente, le gustaría volver a ser madre. De hecho, la pequeña, de ocho años, le quiere buscar novio porque quiere tener un hermanito.

En las fotos, estilo Pin-Up, aparece bañándose solo tapando la parte baja de su anatomía con espuma, tendiendo la ropa, en una máquina vibratoria de gimnasia… demostrando claramente que, como dice, nunca ha estado acomplejada con sus curvas, sino todo lo contrario.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios