Carmen Lomana ha explicado en el programa Viva la Vida de Telecinco, en qué consiste la deuda que Belén Esteban tiene con ella.

Fue en 2011 cuando Carmen Lomana interpuso una demanda para parar el, según ella, ataque brutal que estaba sufriendo desde el programa Sálvame.

Dicha demanda fue dirigida hacia Belén Esteban, Mila Ximénez y Kiko Matamoros, por las “calumnias y barbaridades” que vertían sobre ella y que, al parecer, ni el juez se atrevíó a repetir cuando sentenció a favor de la demandante.

Tras esa victoria en primera instancia, los demandados recurrieron hasta llegar al Supremo, dando la razón en todo momento a Carmen Lomana, siendo Mila Ximénez, Belén Esteban y Kiko Matamoros condenados a pagar 60.000, 30.000 y 30.000 euros, respectivamente, más las costas judiciales.

Carmen decidió no reclamar los intereses de las sanciones, algo de lo que se arrepiente porque no ha visto agradecimiento alguno. También renunció Carmen a que se anunciase la sentencia en el mismo programa donde se vertieron las calumnias, porque no tenía ánimo de revancha.

La productora de Sálvame se hizo cargo de la mitad de la sanción de sus colaboradores, y Mila Ximénez ha pagado religiosamente tanto su parte como las costas.

Sin embargo, Belén Esteban ha abonado su parte de la sanción pero no las costas. Los abogados de Carmen Lomana llevan año y medio reclamando ese dinero, sin éxito. De hecho, podía haber pedido la ejecución de la sentencia, pero ha preferido esperar. Pero, claro, la paciencia se agota.

Según el periodista Antonio Rossi, la razón por la que Belén no ha pagado es porque no considera equitativo el reparto de esas costas. No entienden que tenga que pagar – al igual que Kiko Matamoros – lo mismo que Mila que ha sido la que más sanción ha tenido.

Por cierto, Kiko Matamoros no es que no haya pagado las costas, es que no ha abonado ni un sólo euro ni piensa hacerlo, según ha contado Carmen Lomana. No sabemos qué consecuencias puede tener esto para él, pero por fuerza tiene que haberlas.

Carmen Lomana ha aclarado también que nunca ha sido amiga de Belén Esteban “cuando la conocí me cayó bien, sentí empatía, hasta la regalé un vestido que le gustaba, que me parece que luego lo quemó en el programa” e insiste en que nunca dijo nada malo sobre su hija Andrea, de la que dice que es un cielo, que sólo comentó a una amiga por teléfono que le convenía comer menos chuches porque estaba un poco gordita.

¿Qué hará Belén con este frente que se ha abierto ante ella justo cuando reclama a Toño Sanchís que pague lo que le debe?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios