Paula Echevarría ya era la reina Midas de los influencers, pero desde su separación su caché y su popularidad han subido aún más.

En el número de verano de la revista Tiempo, la portada está dedicada a Paula Echevarría, que acaba de cumplir 40 años y aunque en lo personal parece estar pasando un momento complicado, en lo profesional está precisamente en su mejor momento.

Las mejores firmas y marcas se pegan casi literalmente para conseguir que Paula sea su imagen o simplemente las mencione en las redes sociales. Le envian la ropa a casa porque cualquier prenda con la que aparezca en una revista o en Instagram, se agota en pocas horas.

Lo mismo ocurre con champús, tratamientos de belleza… un post en su blog hablando sobre un cosmético o una foto en Instagram con cualquier producto o ropa, puede reportarle entre 10.000 y 15.000 euros. Antes de su separación, la cifra oscilaba entre 3.000 y 6.000 euros.

Esto es debido a que, según la consultoría Personality Media, la actriz ha salido mejor parada de su ruptura que David Bustamante. Será tal vez porque lo ha llevado con más naturalidad que el cantante, que se ha escondido más y ha llegado a enfrentarse a la prensa.

En el estudio que ha hecho esta empresa, se concluye que la popularidad de Paula no ha sufrido alteraciones relevantes, pero no ocurre lo mismo con la de David, ya que los valores “familiar” y “confianza” caen varias décimas para el público consultado.

Cuando saltó la noticia de su ruptura, el 3 de abril de este año, Paula Echevarría tenía 1,5 millones de seguidores en Instagram, cifra que ahora llega a 1,9 millones. No es extraño que las marcas no escatimen ante una influencer con semejante poder de convocatoria. Supera incluso a Sara Carbonero, otro icono de las influencers.

La presentación de su tercer perfume, sólo dos días después de la noticia de su separación, le reportó a Paula 40.000 euros, el doble que en las otras dos presentaciones. Eso sí, la verdad es que le costó mucho esa aparición pública, se veía claramente reflejado en su rostro las horas difíciles que estaba pasando.

También, como ocurre con otros influencers, las vacaciones le salen gratis en hoteles de lujo a cambio de colgar fotos de su estancia.

En la revista también se señala a Ana Tenorio, representante de la actriz, como parte fundamental del éxito de Paula, gestionando su carrera con enorme inteligencia y logrando que haya prestado su imagen a marcas como Tous, Pantene o Samsung, con contratos anuales de seis cifras. Además, Ana forma parte de su pandilla de amigas, que se hacen llamar “Las Pencas”.

Lo curioso es que cuando Paula y David contrajeron matrimonio, el famoso era él. Paula aún no había trabajado con el excepcional cineasta José Luis Garci aunque para los que seguiamos El Comisario era casi de la familia por su papel de  la agente Clara Osma.

En otro orden de cosas, muchos esperamos aún una reconciliación de la pareja. Si no fuese así, no creemos que vaya a ser un divorcio complicado como el de otros famosos, porque tienen separación de bienes, y nos da que con la pequeña Daniella tampoco habrá ningún problema, viendo que hasta ahora todo ha sido de lo más amistoso.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios