Encontramos en la revista “Mujer hoy corazón” una estupenda entrevista a José Campos, que está teniendo un gran éxito en su labor en el Racing de Santander.

cmb_ss1.jpg  Sencillo, normal, transparente… sin ínfulas de ningún tipo, José Campos es una joya que hay que cuidar, por eso duele leer en sus declaraciones que “Me he llevado muchos palos con los periodistas”.

“Mi relación con la familia de mi mujer es de diez, se ha podido ver hace poco cuando he estado en el Pazo de Meirás con Luis Alfonso, con todos… fenomenal, pero eso no vende y por eso se han inventado que es mala.  Lo he llevado como he podido, he hablado, a veces demasiado, pero ahora yo creo que no necesito hablar de nadie, soy ya dos años y medio y siempre las mismas preguntas”.

Además, insiste en la que persona conocida es Carmen “Me conocen por ella, por eso intento estar al margen lo máximo posible”

“No he vendido ninguna exclusiva, ni he ido a programas ni he cobrado por nada, soy una persona más que tiene sus negocios (…) sigo comportándome muy normal, he intentado atender a todo el mundo lo mejor que he podido, me he llevado muchos palos con la prensa del corazón, ya me lo advirtieron pero no lo creía porque veía a toda esa gente muy sana, pero al final… no voy a cambiar, y si me llevo otro palo, qué le voy a hacer”.

En terrenos más agradables, cuenta que no se mueve de Santander ni locoCarmen ahora es del Racing”, que es religioso, que lee poco “y no me gusta tirarme el rollo”, que le gustan las películas románticas, y que un día normal en su vida suele ser así: “trabajo, actos… suelo comer en casa… salgo alrededor de las nueve de la noche, voy a jugar al pádel con mi mujer algunos días y luego nos vamos con amigos, a veces a cenar o a tomar unas cañas”

Así es José Campos, para comérselo, para raptarlo, como él dice.  Desde aquí, le pedimos que no cambie nunca.

Por Carol Ortiz

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios