Kiko Rivera se ha sentado en Sálvame Deluxe para contar que está pasando por el peor momento de su vida. Ha afirmado que Jessica Bueno le da “asco” y que no fue a la boda de su hermano Francisco porque éste no le invitó.

El hijo de Isabel Pantoja ha acudido al programa porque está destrozado tras haberse llevado Jessica Bueno a su hijo a Eibar sin su consentimiento. Lleva 3 semanas sin ver al niño y sin saber nada de él: “Yo no puedo ir a Eibar, porque todo está en manos de los abogados… Yo no quería ni abogados, pero ahora voy a luchar por la custodia compartida (…) ojalá Jessica quisiera hacer las cosas bien (…) se ha enamorado y se ha olvidado de que es madre y de que el niño tiene padre”. Aunque está desesperado, reconoce que lo que menos le conviene es presentarse en Eibar y formar un show, y confía en que el juez le dé la custodia compartida, algo por lo que está dispuesto incluso a dejar su trabajo y cambiar de vida.

Kiko declara que no sabe nada del hombre que ahora vive con su hijo, solo que es futbolista, aunque Kiko Matamoros le “tranquilizó” contándole que había salido del Real Madrid por sus hábitos de vida poco recomendables. Kiko lo tiene claro: no he tenido padre y quiere darle a su hijo lo que él no ha tenido. Además, Jessica tiene en Eibar a su madre con ella para que cuide al niño, algo que Kiko no entiende “traémelo a mí que estoy deseando verlo”.

De Jessica ha dicho que era un encanto pero “se transformó” y que claramente fue a cazar a un famoso. Afirma que es guapísima pero que la personalidad que tiene la convierte en fea. Dice de ella que no trabajaba estando con él y que ahora tampoco trabaja porque no la llaman “es muy fácil vivir con el dinero y el trabajo de otro” y asegura que en el tiempo que estuvo con él, desde que se levantaba, no hacía nada de nada. Como anécdota, cuenta que, tras nacer el niño, estuvo durmiendo tres meses en el sofá porque ella quería dormir con su madre. Sobre el carácter de la joven, Kiko dice que es “muy dominante”, que quería que fuese su juguete y que se sentía agobiado por ella “no tenía amigas, quería estar las 24 horas conmigo y las parejas tienen que tener su espacio”. En definitiva, eran incompatibles y se peleaban por todo. Además, y aunque este detalle se lo podría haber ahorrado, dice que tampoco congeniaban en la cama.

Tras ver unas imágenes en las que Jessica aseguraba que si hay personas que buscan un conflicto, no lo van a encontrar con ella, y afirmaba tajante que estaba haciendo bien las cosas con el tema de su bebé y que está bien asesorada, Kiko no pudo más y exclamó: “¡Qué asco me das, Jessica Bueno!”.  El DJ asegura que ella solo busca dejarle como mal padre, intentar demostrar que lleva una mala vida y quiere que se haga un análisis toxicologico y que cuando el niño esté con su padre, también esté su abuela. Sobre el análisis, Kiko es rotundo: “Aquí tiene mi sangre en el momento que quiera”.

Pero, aún quedaba lo mejor: Kiko Rivera justificaba su ausencia en la boda de Fran por un compromiso laboral, pero tras escuchar a éste corroborando esta versión, Kiko estalló y dijo “Me he cansado de ser el imbecil de la familia: no he ido a la boda porque Fran no me ha invitado”. No recibió ninguna invitación, fue Cayetano quien le llamó “pero eso no me valía, le dije que me llamase Fran y Cayetano dijo que me llamaría”. Francisco envió inmediatamente un mensaje a Matamoros señalando que decidió que le llamase Cayetano porque tiene una relación más estrecha con él, pero a Kiko seguía sin valerle. Tenía que haberle llamado Francisco, que era el novio y su hermano. Reconoce Kiko que no se siente igual de querido por Fran que por Cayetano y que está harto de ser la oveja negra de la familia, el “menos Rivera” de todos.

Sobre la exclusiva de Hola, Kiko afirma que no se cobró por la portada anunciando el embarazo, porque formaba parte de un pack que no se completó. Sin embargo, Matamoros asegura que sí se cobró, y que los 700.000 euros se los llevó Isabel Pantoja.

Otras frases interesantes de la noche, fueron éstas:

“A pesar de mi profesión, yo no soy fiestero, no me gustan las discotecas pero sí pinchar, la música”.

“El momento en el que he visto más feliz a mi madre ha sido con el nacimiento de su nieto. Mi hijo es su vida”.

“Nunca he estado con Gaby de El Campamento, no me gustó cuando se encendieron las luces de la discoteca”.

“Para ligar, primero las hago reír y luego… el kikonazo”.

“Yo no tengo una deuda con la comunidad de propietarios, la deuda es del anterior dueño”.

Por cierto, hubo un pequeño encontronazo entre Kiko Rivera y María Patiño. La periodista le preguntaba por su posible conducta irresponsable, con varios embarazos fallidos y un hijo, entonces sucedió esto:

Kiko: – Bueno, yo tampoco sé las veces que te has quedado embarazada tú

María: – Cuando me siente ahí, te lo cuento

Kiko: – Es la misma silla ésta que ésa

María: – Si quieres vente a esta silla todos los viernes y a mí me pagan lo que te pagan a ti este viernes.

Comentar

Comentarios