Raquel sigue siendo una niña que se maneja por la vida a golpe de impulsos. No valora, no piensa, no recapacitaMuy malos momentos atraviesa Raquel Bollo. Sus últimas actuaciones le han llevado a perder el apoyo de sus compañeros de programa, y se enfrenta a un proceso penal y a deudas importantes con sus abogados.

A sus compañeros, no les ha gustado nada el reportaje que realizó la semana pasada para la revista Lecturas. Que hablase de los malos tratos posando con sus hijos. Mila Ximénez le dijo que “ya basta de rentabilizar los golpes” y en términos parecidos se expresaron el resto de colaboradores. Tampoco ha gustado nada que permitiese que su madre se sentase en el Deluxe. Raquel Bollo ha respondido que no va a justificarse, que hizo el reportaje para enseñar lo que ha conseguido: una familia feliz, y que ha defendido a sus hijos porque “su padre no los ve, no les pasa la manutención y encima, me ha maltratado”.

En dicho reportaje, Raquel declaraba que era “Una superviviente. Podía haber muerto de una paliza” que tenía que haber ido a la policía tras cada paliza, y que fueron muchas, pero que tiene una sentencia firme por la paliza que le propinó un 31 de diciembre en Algeciras. Además, le acusa de que abortó a causa de ello, y esto es lo que ha destapado la caja de los truenos, ya que por declarar esto hace unos años está imputada en un proceso penal por injurias y calumnias.

Según publica la revista gratuíta Cuché, el informe médico del hospital de Algeciras, recoge que el aborto se produjo por causas naturales. La colaboradora de Sálvame presenta como prueba un parte de lesiones del 2003, cuando afirma que la paliza que supuestamente le hizo abortar, sucedió en 1998. El abogado de Chiquetete va a incorporar estas declaraciones a Lecturas al procedimiento y se pide una indemnización de 700.000 euros, más de 116 millones de pesetas,  y la inhabilitación de Raquel como colaboradora de televisión.

Durante el Deluxe, también salió a relucir que en su primera entrevista contando el asunto de los malos tratos, en el desaparecido Salsa Rosa, negoció durante una publicidad que se enseñase la foto de su cara magullada, y lo hizo de esta manera ante la directora del espacio: “¿Quieres la foto? Paga” y así se hizo, la foto se vendió por 6.000 euros.

No es único frente abierto para Raquel. Según explica el periodista Saúl Ortiz en ElSemanalDigital.com, debe una importante cantidad de dinero a la que fuera su abogada, Cinthya Ruiz. Ésta le dijo un día a su cliente que o le pagaba lo que le debía o que se buscase a otro abogado. Y eso es lo que hizo Raquel, marcharse sin pagar. Y lo mismo ha ocurrido con el resto de abogados que ha contratado.

En su blog de la revista Lecturas, Jorge Javier Vázquez también ha sido categórico con la actuación de Raquel: “sigue siendo una niña que se maneja por la vida a golpe de impulsos. No valora, no piensa, no recapacita. Se limita a hacer, y cuando se da cuenta de que se ha equivocado persiste en su error e intenta echar la culpa a los demás, eludiendo cualquier tipo de responsabilidad (…) Es una mujer rota que ha encontrado su lugar en el mundo en un clan, el Pantoja, que se mueve muy a gusto entre la pena y la queja (…) De ella depende, sólo de ella, abandonar esa idea y dedicarse a vivir y disfrutar como una adulta”.

Mientras, Carmen Gahona y Chiquetete disfrutaban el El Rocío, cuando sólo faltan cuatro meses para que contraigan matrimonio.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios