Miriam Saavedra ha reconocido lo que todos sospechábamos: que la influencia de Mónica Hoyos ha destruído su relación con Carlos Lozano.

En Sábado Deluxe, la ya ex pareja de Carlos Lozano ha explicado, sin dejar de llorar en ningún momento porque reconoce que sigue muy enamorada, que la relación ha sido en todo momento “una relación de tres” por la influencia constante de Mónica Hoyos “He permitido humillaciones, insultos y cosas muy feas por parte de terceras personas” refiriéndose a Mónica, de la que dice que “Siempre ha sido un tormento para mí”.

Según explica, Mónica Hoyos se interpone constantemente entre ella y Carlos, que no deja de malmeter y éste no hace nada para acabar con esta situación.

A Miriam le ha sentado muy mal que Carlos haya dicho de ella que tiene “muy poca vergüenza” por ir al Deluxe, que se siente decepcionado y traicionado y que encima haya exclamado con despreocupación “soy soltero otra vez, ya estoy en el mercado”.

“Cómo puedes hablar de decepción, sabiendo lo que te he dado durante 3 años, sabiendo en qué circunstancias te conocí, todo lo que he hecho por ti, por salvar nuestra relación, que no podía ni colgar una foto juntos porque te la liaban, porque ha sido una relación de tres todo el tiempo. Con los pocos ahorros que tenía he estado pagando pasajes y costeando mis gastos para estar contigo (…) cuando te conocí eras un chico humilde, yo estuve contigo en los malos momentos, ¿cómo pienso que te vas a venir a Madrid y vas a volver a la fama?”.

Insiste Miriam en que Mónica Hoyos siempre quiere figurar y cizañar, y que Carlos lo ha permitido, dejando que terceras personas se interpongan en su relación. También se deja llevar por sus amigos y personaliza en Rafa, el que le defendió en GH Vip “Ese Rafa no le va a llevar a ningún lado”.

La desaparición de Carlos Lozano durante dos días de juerga, ha sido la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de Miriam “pensaba que lo habían secuestrado, o matado, que tuvo que ser medicada por la ansiedad y ni aún así Carlos le ha pedido perdón. Encima, Mónica la acusó de no haberse hecho cargo de nada, ni de la denuncia, cuando fue Miriam la primera que llamó, muy preocupada, a la madre de Carlos.

Cuando a Carlos le tocaba estar con su hija, Miriam tenía que desaparecer. Nunca ha llegado a conocerla. Carlos le pedía paciencia a Miriam “aguanta hasta que tenga 18 años”. Eso sí, le valora muchísimo como padre “es ejemplar, el padre que a mí me hubiese gustado tener”.

Piensa Miriam que si se hubiesen casado, lo mismo Mónica aparecía en su cama en la luna de miel.

Miriam también tuvo palabras para Rafa Mora, al que no parece tener mucho afecto, y le llamó “cachudo” – cornudo en Perú- y le espetó que Carlos piensa de él que es un friki. Mora contraatacó asegurando que el que ha puesto fin a la relación ha sido Carlos, no ella.

El momento más tenso de la noche llegó cuando Miriam reconoció lo que le había dolido que Carlos dijese en el polígrafo que no quería tener hijos con Miriam “debería haber dicho que quería tener un hijo conmigo, hay cosas con las que no se puede jugar” y es que Miriam perdió un bebé de Carlos Lozano durante un viaje en avión.

Por último, Miriam Saavedra ha rechazado la oportunidad de someterse al polígrafo, y ha dejado claro que nunca hablará mal de Carlos “es la persona que me ha hecho descubrir lo que es el amor”.

Comentar

Comentarios