No decepciona el reportaje que la revista Men`s Healt  dedica este mes de marzo a Miguel Ángel Silvestre y su pasión por el surf.

La revista comparte una jornada completa de surf con el actor. Y es que, este deporte, significa para él “muchas cosas. Es adrenalina, es libertad, darte cuenta de lo insignificante que eres” y también una cura de humildad, cuando las condiciones no son las adecuadas para surfear, además de un remedio para el stress y la presión que ha sufrido a veces “soy una persona muy nerviosa y el ejercicio me calma, hace que queme ese extra de energía que me sobra. Irme al gimnasio, a surfear, a boxear o jugar al tenis, y luego ducharme, sentirme fresco y tomarme un cafetito con leche… para mí, eso es la felicidad”.

Siempre habíamos oído que Miguel Ángel dejó la escuela de tenis de Barcelona donde se preparaba, por culpa de una lesión, pero en la entrevista revela que no es exactamente así: “me lesioné el hombro en Hungría, y tuve que volver a Castellón con mi familia para recuperarme. En ese tiempo, descubrí el esfuerzo económico que mis padres estaban haciendo con esto del tenis, y me plantee que era muy posible que no alcanzara las metas que me había marcado. Entonces, tomé la decisión de dejarlo”.

A Miguel Ángel le faltan 3 asignaturas para ser fisioterapeuta, pero a él lo que le gusta es ser actor y no se plantea aprobarlas “si encuentro algo de tiempo libre, prefiero utilizarlo para estudiar algo de lo mío”.

En cuanto a la alimentación, no es muy rígido porque le gusta mucho disfrutar en la mesa, solo intenta que sean buenos productos, no muy manipulados.

En todo caso, lo que recomienda es tomarse el deporte con relajación, disfrutar de él sin la urgencia de querer alcanzar una meta precisa como el famoso “Six-Pack” -abdominales como una tabla de lavar- y por ello ahora de nuevo enganchado al tenis pero disfrutándolo de una manera totalmente distinta y llena de satisfacciones.

Ojo, porque la pasión que siente Miguel Ángel Silvestre por el mar le ha llevado a ser embajador de Oceana, una organización centrada en la protección de los ecosistemas marinos y las especies amenazadas. El actor lo dice bien claro: o reaccionamos ya, o en 2042 no quedará ni un solo pez comestible.

 

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios