La incredulidad con la que reaccionamos muchos al ver la primera portada de la revista Hola en la que aparecía juntos Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa, ha dado paso, forzosamente, a una confirmación que sigue dejándonos con la boca abierta. El romance del año y el más inesperado.

Fue hace menos de un mes, cuando la familia Vargas Llosa se reunía en Nueva York para celebrar las bodas de oro del escritor y su esposa, Patricia. Una de las nietas, María Josefina, les dedica un emotivo discurso en el que les dice lo orgullosos que están de ellos “llegar a los 50 años de casados es muy difícil” y esperaba celebrar con ellos “muchos aniversarios más”.

Pocos días después, Mario Vargas Llosa abandonaba el domicilio conyugal para instalarse en el aparthotel del Eurobuilding, muy cerca del domicilio de Isabel Preysler, y dejaba claro que estaba separado. El escritor asegura también que aquella celebración, fue una fiesta sorpresa organizada por sus hijos y nietos que desconocían la realidad de su matrimonio. Sin embargo, en su entorno, han contado al portal Vanitatis que la imagen que vieron de ellos no era la de un matrimonio ya separado o que se hubiesen visto sorprendidos por esa fiesta. Además, señalan que uno de los temas de conversación fue el plan para el verano, que habían organizado como todos los años con estancia en la Bouchinger. “No entendemos nada” concluyen.

Antes de que salieran las fotos de la revista Hola, Mario avisó a su todavía esposa, y ésta le dijo “Si no paras la historia, márchate de casa”. Y así lo hizo.

Todo esto, en menos de 15 días. Los hijos, Álvaro, Gonzalo y Morgana, haciendo piña con la madre, que es una mujer fuerte que ha llevado personalmente todos los asuntos de su marido, incluído el económico, y que va a luchar por su patrimonio con uñas y dientes.

Aunque Isabel Preysler y Vargas Llosa mantienen una gran amistad desde hace muchos años, el reencuentro fue en febrero, en un teatro de Madrid donde se representaba una obra de teatro escrita por él, “Los cuentos de la peste”. Su mujer estaba en Lima, junto a su madre enferma.

Leemos también en El Mundo.es que la reacción, tanto de la madre como de los hijos, es excesivamente dramática, cuando parecía evidente que el matrimonio estaba unido ya tan solo por intereses profesionales, y que había más infidelidades que amor. También se apunta en este medio que el hijo mayor, Álvaro, está del lado de su padre.

En el mismo artículo, se asegura que si esperamos ver una exclusiva millonaria en la revista Hola de Isabel Preysler confirmando la relación, como se rumorea dando incluso cifras de cuánto se podría llegar a pagar, podemos esperar sentados, porque, esta vez no habrá declaraciones, ya que, a diferencia de otras historias vividas por la filipina, en esta ocasión el romance ha levantado adhesiones pero también críticas, y en esto tiene mucho que ver la reacción de la esposa del escritor.

Por cierto, Isabel Preysler ha presentado en Madrid y Barcelona, su línea de cremas. Mejor momento, de mayor impacto mediático, imposible. En cuanto a sus hijos, Tamara ha dicho que está encantada de ver a su madre feliz, pero… ¿Pensará igual Ana Boyer Preysler? ¿Y si la decisión de buscar piso para irse a vivir con su novio, el tenista Fernando Verdasco, tuviese que ver con el descubrimiento de la nueva relación de su madre?

 

Imagen: Hola

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios