María José Galera ha conseguido salir del abismo y tomar de nuevo las riendas de su vida.

Tras vivir un infierno en México, donde viajó para montar un negocio junto al que era su marido, con el que ya ha firmado un preacuerdo de divorcio, María José Galera ha mostrado en Sábado Deluxe cómo es su nueva vida.

mariajosegalera-deluxe

Con la ayuda de un terapeuta, ha recobrado las fuerzas y el coraje para renacer de nuevo y romper con el pasado. No quiere saber nada de su ex marido del que no va a hablar nunca porque parece que existe un acuerdo de confidencialidad por ambas partes “lo importante es que ha salido de mi vida”. El periodista Antonio Montero intentó, sin éxito, que María José le confirmase si había escuchado a su ex marido hablar mal de ella con terceras personas.

María José vive en Pilas, municipio de Sevilla, donde trabaja en un concesionario de coches. La pudimos ver en acción y la verdad es que no puede ser más simpática y explicar mejor las características de los automóviles. Su jefe afirmó que “de momento, estamos bastante contentos con ella”.

También pudimos ver su casa, realmente bonita, por la que paga 400 euros. Es muy asequible, aunque ya sabemos que vivir fuera de la capital es más barato. Lo que nos sorprendió más es que coma todos los días con sus compañeros en un restaurante donde le dejan el menú a 8,40 €. Multiplicando por cinco días – suponiendo que no trabaje los sábados- son 42 euros que suman 168 € al mes. Además, a media mañana se toma su cervecita, dice que sale a bailar todos los fines de semana porque le encanta el flamenco y el reguetón… y tiene una yegua, animal que no es precisamente barato de mantener.

María José no quiere decir – algo muy lógico- cuál es su salario, asegura que es “normal y corriente”, pero esperamos que sepa lo que hace y guarde algo para el futuro, para que no vuelva a pasar por episodios tan difíciles como los que le ha tocado vivir.

La que fuese concursante de la primera edición de Gran Hermano, quemó en el Deluxe el álbum de fotos de su boda, como catarsis para empezar una nueva vida, como hiciera en su día Rosa Benito de manera simbólica. Ojalá sea así de verdad, que sepa muy bien lo que hace, que tenga mucho cuidado en no tropezar de nuevo en la misma piedra – esencialmente, elegir bien a la persona que tenga a su lado- y tenga una vida estable a partir de ahora, porque de verdad que María José Galera nos parece una buena persona.

Comentar

Comentarios