Mª José Campanario ha decidido reconocer su problema de salud, por si puede servir para dar voz a una enfermedad invisible.

Tras estar ingresada durante 15 días, la mujer de Jesulín de Ubrique ha decidido reconocer por fin que sufre Fibromialgia desde hace doce años, una enfermedad incomprendida por lo difícil de su diagnóstico, sin cura ni ningún tratamiento más allá de los analgésicos.

Sin remuneración económica, Mª José ha ofrecido un testimonio en la revista Hola que espera pueda lograr que se conozca mejor esta enfermedad y que las personas que la padecen se sientan más comprendidas y animadas a luchar.

Cuenta en la entrevista que todo empezó con un cansancio extremo, dolor en músculos y articulaciones, insomnio… y un peregrinaje por médicos hasta que le diagnosticaron este mal que muchos días le impide moverse y levantarse de la cama.

Cualquier estímulo, desde un cambio de temperatura, el estrés, un olor fuerte… puede desencadenar una crisis de dolor que sólo se palía un poco – no del todo – con fuertes analgésicos, a los que ella es intolerante, como los parches de morfina.

En los últimos tres años, la enfermedad se ha agravado, y los ingresos han sido muy seguidos este último año, con dolores aún más intensos. En esta última crisis, ha llegado a desmayarse y ser encontrada por su marido tendida en el suelo.

El desconocimiento sobre esta enfermedad es enorme, y su propio marido lo llevaba mal al principio. Él mismo dice que le costaba entender que una simple caricia en la pierna o en el brazo le pudiese causar un dolor tan intenso. Pero, pronto pudo contar Mª José con su apoyo incondicional, de hecho, asegura Jesús que no echa de menos los toros y que es feliz ayudando a su mujer cuando lo necesita, llevando a sus hijos al colegio y atendiéndoles.

María José no duda al afirmar que no cambiaría nada de estos 15 años de matrimonio “he tenido dos hijos preciosos, que me dan la vida cada vez que los veo sonreír, un marido que me hace reír incluso cuando estoy mal… es mi compañero, mi amigo, el padre de mis hijos y la mejor elección que he hecho en mi vida”.

Jesús corrobora todo esto “sigo igual de enamorado de mi mujer, pero con un amor más profundo. He tenido mucha suerte” afirma, y añade que este amor está a prueba de bombas y que todo lo que han dicho sobre su matrimonio en estos años no les ha afectado en absoluto.

Tanto es así que han decidido renovar sus votos con motivo de este 15 aniversario de boda. Una celebración que aún no tiene lugar decidido pero sí les gustaría que fuese el 27 de julio, la fecha de su aniversario.

Jesús espera que puedan estar sus tres hijos, y señala que esta feliz y contento por la mayoría de edad de Andrea, que cumple los dieciocho el 20 de julio. Señala que su relación con ella es bastante normal, que ahora tiene más contacto directo con ella “hablamos, y habla con sus hermanos, con mi mujer… y bien” dice Jesulín.


Nos gustaría acabar este resumen de la entrevista a Mª José Campanario, invitándoles a visitar la página de la Asociación FibroAljarafe donde encontrarán toda la información sobre la enfermedad y la incomprensión a la que se enfrentan los afectados.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios