Bárbara Rey ha acudido a Sábado Deluxe estando de plena actualidad la polémica grabación a Corinna, la amiga entrañable del rey D.Juan Carlos.

Cada vez que María Patiño relacionaba de alguna manera al rey emérito con Bárbara, ésta espetaba “lo estás diciendo tú” para curarse en salud.

barbara-rey-2

Bárbara insistía en que la “mano negra” que obstaculizo su carrera es mucho más lejana de lo que se dice y se remonta a su colaboración con UCD. Desde que colaboró con este partido, no volvió a hacer una película.

Sin embargo, fue en 1997 cuando saltó a los medios el rumor de la supuesta relación que unía a la artista y al entonces rey y de un posible chantaje, a raíz del robo que ella sufrió en su casa.

En el programa recordaron el veto que Bárbara Rey sufrió en el programa Tómbola de Canal Nou allá por 1997. Como en aquel entonces no se hacía lo que ahora se llama la “entrevista previa” había miedo a lo que pudiera decir la artista.

Fue el propio Ángel Cristo el que iba diciendo a los periodistas que Bárbara estaba con el rey, según explicaron los colaboradores del programa, pero la vedette resta importancia a esto “mi marido estaba enfermo, no sabía lo que decía”.

barbara-rey-3

Asegura que durante los 9 años que estuvo casada con Ángel no tuvo ninguna otra relación, entre otras cosas porque era imposible, ya que en el circo convivían las 24 horas, y que, por supuestos, sus hijos son de su marido, entre otras cosas, porque salta a la vista que son su vivo retrato, algo que es una verdad impepinable.

Bárbara reconoce que el gran amor de su vida no fue su marido, y ha hablado, por ejemplo, de Joaquín Garrigues Walker, al que quiso mucho “cuando me dijo que tenía cáncer me quise morir”.

Asimismo, niega que recurriese en algún momento a Mario Conde para nada.

También ha desmentido que hayan comprado su silencio, ya que si hubiese sido así, no hubiese tenido que pedir un crédito para pagar a Hacienda y conservar sus bienes. Eso sí, se reserva si se ha protegido con algún tipo de material.

De todas formas, en este asunto hay algunas cosas que son un disparate. Cuenta Bárbara que Pilar Urbano relata en un libro que “alguien muy importante” le advirtió que no llevase a sus hijos al colegio el 23-F. Así lo hizo Bárbara Rey, pero no porque fuese a haber un golpe de estado, sino porque sus hijos aún no habían nacido y por muy precoces que fueran…

Bárbara no tiene miedo “lo tuve pero con el tiempo me acostumbré y he dejado de tenerlo”.

Matiza la artista que nunca ha querido decir que se identifica con Corinna, lo que quiso decir en realidad es que no le gusta que Alessandro Lequio, cuando una mujer no le gusta lo que hace o es atractiva y triunfadora, quede como una prostituta”.

Es más, asegura que no cree a Corinna, que se está haciendo un daño innecesario, que puede ser perfectamente una revancha porque no se ha casado con ella y que quiere quedarse con todo. Está convencida de que sabía que la estaban grabando y que en todo caso, hay otra manera de arreglar las cosas.

Para Bárbara, el rey ha querido mucho a Corinna y se ha portado muy bien con ella “lo que ha salido me parece demasiado fuerte para que salga” añadiendo que tampoco cree que se haya llegado a amenazarla.

Como ciudadana, afirma que el rey ha hecho muchas cosas buenas, y que si fuese verdad lo que dice Corinna “me llevaría una decepción”. En todo caso, recuerda que el que está enmedio de todo esto es el ex comisario Villajero “un personaje poco recomendable”.

Matiza también que se han puesto en su boca cosas que no ha dicho, ya que asegura que nunca ha hablado del supuesto chalet donde supuestamente se veía con el rey emérito.

Sobre el testimonio aportado por la que fue su modista, Hortensia Blázquez, ya fallecida, Bárbara califica todo de sarta de mentiras dichas por una persona a la que consideraba su segunda madre, y cuya hija se lió con Ángel Cristo estando Bárbara embarazada.

En otro orden de cosas, se abordó el tema del fin de la amistad entre Chelo García-Cortés y Bárbara Rey. Recuerda ésta que Chelo y José Manuel Parada le servían de parapeto para aguantar las acometidas de Encarna Sánchez, que se había encaprichado de ella. “Hoy en día, eso hubiese sido acoso”. Poco a poco la amistad de Chelo y Bárbara se hizo más profunda, de ahí la decepción de la artista cuando la periodista aceptó la pregunta del polígrafo respecto a si habían tenido una relación íntima, algo que no sabían ni sus hijos y que parece que Chelo se había encargado de contar a media España, incluida a su hija Sofía, según Bárbara.

Bárbara se sintió traicionada “me ha hecho muchísimo daño” y considera, en el fondo, que Chelo ha protegido más a Isabel Pantoja que a ella.

Comentar

Comentarios