Francisco habló sobre todos los asuntos que se han generado durante su paso por Supervivientes.

Comenzó la entrevista contando que Supervivientes le ha cambiado por completo. Asegura que el Francisco preocupado por todo se ha quedado en la isla, que ahora lo material o lo que ocurra a su alrededor no le importa en absoluto y que se ha dado cuenta que lo único importante “es el amor a mi familia, a mi mujer”.

deluxe-francisco

Paca Ribes, que estaba sentada entre los colaboradores, matizó que le veía muy nervioso, que aún estaba en una nube y no se enteraba de nada. Él aclaró que es porque antes de entrar en el concurso estaba preparando un disco y una gira y que ahora tiene que compensar el retraso.

Reconoce que aceptó entrar en el reality porque quería darse a conocer entre el público de ahora, ya que sus fans, por desgracia, van desapareciendo, además de porque “pagáis muy bien” y le gusta la aventura.

Sobre las declaraciones de su hermano Juan Ramón, reconoce que le da “vergüenza ajena” sobre todo porque aprovechó para hacerlas a que no pudiese defenderse, añadiendo que “flaco favor le hace a su persona porque todo es mentira”. Francisco asegura que pensaba que su hermano había cambiado “que no iba a aprovechar mi ausencia para ir a las televisiones”.

Paca Ribes intervino para mandar un mensaje a Juan Ramón “reza para que siga manteniendo mi silencio y mi educación, porque podría escribir un libro de Agatha Christie”.

Sobre su hermana Ana María, que entró telefónicamente durante la intervención de Juan Ramón en el Deluxe para decir que ninguno de los dos decía la verdad, Francisco reconoce que no se habla con ella ni con ninguno de sus hermanos “Ana María estaba en el vientre de mi madre cuando mi padre murió y fuí un padre para ella, le pagué sus estudios le di la oportunidad de hacer un dúo conmigo, se durmió y perdió el avión”.

Francisco quiso aclarar el tema de la herencia, asegurando que es mentira que se niegue a repartir los 12.000 euros que dejó su madre, que la realidad es que su madre dejó dicho en el testamento que se repartiesen entre los dos hijos que se habían ocupado de ella, Francisco y su hermano Antonio. El resto de los hermanos se niegan a firmar esa herencia. El cantante tiene claro que hay que respetar la voluntad de su madre y por ello se niega a repartir el dinero entre todos “yo me lo quiero gastar en que mi madre tenga siempre flores en su tumba”.

Lo que no va a perdonar Francisco es que Juan Ramón haya insultado a su mujer “cómo se puede ser tan cobarde, insultar a mi mujer en mi  ausencia, no se lo voy a perdonar en la vida” añadiendo que lo que querría su hermano es tener una mujer como Paca y todo lo que tiene él y le pide que se busque la vida y deje de ir a rebufo suyo.

Sobre su situación económica, fue Paca Ribes la que explicó, con el asentimiento de su marido, que la crisis en la carrera musical de Francisco, como ocurrió con otros cantantes, llegó con el estreno de Operación Triunfo allá por 2001, y que además creó una sociedad con otra persona que fue mal y generó unas deudas. Han ido viviendo de la venta de siete propiedades “jamás ningún hijo me ha dejado dinero ni vendo pulseras”. Conservan su casa de Altea, de más de 400 metros cuadrados.

Uno de los temas que más ha preocupado a Francisco es ser acusado de machista en el reality y reta a que saquen algún vídeo en el que le hayan pillado en una actitud machista. Le preocupa especialmente que María Lapiedra dijese que había dicho algo tan grave como para expulsarse del reality “no se pueden dejar las cosas así, que lo digan” y que cuando le dijo a María Lapiedra que iba a denunciar, ésta rectificó “lo siento, no he oído nada ni sé nada” a lo que Francisco le contestó que si era consciente de en lo que le había metido, en cuánto podía afectar esto a su imagen.

Aunque ahora María se desdice, Gustavo González asegura que ella le contó aquello tan grave que dijo Francisco y que Adrián también fue testigo. El cantante les quiere hacer entender que no se puede tirar la piedra y esconder la mano y que dejando la duda en el aire hacen mucho daño.

En otro orden de cosas, Francisco confirmó que ha abonado los 27.000 euros que debía de la manutención de la hija que le fue adjudicada legalmente pero que él insiste en que no es suya “no es mi hija pero la ley le ha dado mi apellido. Yo fuí a hacerme las pruebas pero ella no se presentó alegando que no tenía para el tren”.

Comentar

Comentarios