En esta entrevista realizada por Karmele Izaguirre,Isa Pantoja habla más claro que nunca y muy conciliadora no está.

Isa Pantoja es tajante: está fuera de GH VIP por varias cosas, pero entre ellas por la llamada de su madre a Sálvame. Según la joven, su madre la dejó en la llamada como si fuera una homeless – sin hogar- cuando la realidad es que su madre nunca ha estado delante cuando ha salido y sólo se basa en lo que dicen las personas de ella en la tele “de ti también dicen muchas cosas y yo no me las creo” dijo Isa.

Todo esto su madre nunca se lo ha dicho en privado. La tonadillera justifica la llamada porque estaba con su nieto al lado y la estaban poniendo en la tele de mala madre, así que entró para defenderla. Sin embargo, Isa tiene claro que no llamó para defenderla sino para atacar a Dulce, porque en vez de Aneth, fue Dulce a defenderla en plató y encima también aparecía en el vídeo de presentación del reality.

A Isa le sienta muy mal que digan que Dulce es su niñera, peor que cuando la llaman Chabelita “mi madre lo dice en plan despectivo porque está rabiosa con ella. Yo digo que es la persona que me cuida desde pequeña”.

Incluso su madre ha hecho piña con Alberto Isla contra Dulce “aunque no se aguantan”.

Asimismo, reconoce que tenía que haber llamado a su madre para despedirse antes de entrar a GH VIP, que así habría evitado todo lo que ha venido después. Sin embargo, resta importancia a que no fuera a buscarla cuando salió, ya que su madre no esperaba que fuese expulsada, y con su llamada ya se sintió respaldada.

En la gala en la fue expulsada, Isa dijo que a su hijo le iba a dar el cariño que ella no había tenido. Su madre le ha dicho que ella sí le había dado cariño pero Isa le ha aclarado que no se refería a ella ni a Kiko, sino al resto de su familia. Han quedado en hablar de todo ello, pero Isa tiene miedo a esa conversación porque no quiere escuchar justificaciones, ya que no las hay porque ella era una niña. De hecho, piensa que ha sido demasiado buena hija, que tenía que haberle dicho a su madre “O ellos o yo”. A Isa le gustaría irse a vivir con su madre, sin sus tíos ni su abuela “Necesito recuperar mi vida de Madrid, cuando estaba con mi madre estaba bien”.

Sobre Dulce, no contempla echarla de su vida porque “soy agradecida” y “cuando mi tío y mi abuela fueron desagradables conmigo, Dulce estaba ahí, me he apoyado en ella. Mi madre estaba cantando para darme todo y más (…) mi madre me ha dado todo en la vida y Dulce ha dado la cara por mí cuando lo necesitaba”. Eso sí, tiene claro que Dulce no ha ido a la tele por ella, sino para atacar a su madre, por eso está molesta con ella “hace daño a mi madre pero también me hace daño a mí”. Aún así, está segura que “si Dulce viera que mi madre me da su lugar con mi tío, se quitaría de en medio”.

Por cierto, Isa desmiente que esté todo el rato con Dulce como cree mucha gente “la veo súper poco, este verano, prácticamente nada”.

Lo que no le gusta nada a Isa es que su madre cuestione que Dulce esté bien para ocuparse del pequeño Albertito, ya que considera que es algo que tiene que decidir con el padre del niño y que ella sabe perfectamente lo que le conviene o no al pequeño “No me pueden decir lo que le conviene o no cuando he estado en mi casa viviendo situaciones pésimas, como cuando pasó lo de Julián Muñoz. No he tenido una infancia muy… demasiado bien estoy de la cabeza”. 

Isa ha contado cómo fue el incidente en Cantora cuando estaba embarazada. Su madre estaba en Miami y no le funcionaba el teléfono. Dulce dijo que Isa tenía pérdidas y que tenían que ir al hospital. Isa dijo que cogerían las llaves del Fiat, el coche de su madre “que mi madre me dijo que era para mí porque lo compró con el dinero de una demanda que puso por mí cuando era pequeña y que había ganado”. Pero, su tío Juan le dijo que ese coche no se lo podía llevar, que lo necesitaba él por si la abuela se ponía mala. Así que acabaron yendo en el de Dulce que estaba estropeado. Cuando Isabel Pantoja volvió de Miami, Isa le explicó lo que había pasado y tuvo unas palabras para ellos para que no volviera a pasar. “Me sentí defendida” dice Isa.

 

Comentar

Comentarios