Lecturas ha publicado la entrevista que Isa Pantoja concedió, antes de entrar en GH VIP, a la que es enemiga declarada de su madre y de Dulce: Mila Ximénez.

No cuenta grandes novedades pero está claro que para ella Cantora era como una mazmorra y está bastante claro que ahí el problema son su abuela y su tío Agustín, muy especialmente éste último. Vamos, que si hubiese vivido solo con su madre su infancia y su adolescencia hubiesen sido muy diferentes. Aunque, seguramente, no se hubiese librado de la sobreprotección materna, que, según ella, ha sido la culpable de todo lo malo que le ha pasado

Su relación con Dulce no siempre ha sido idílica. Cuando tenía 12 años se volvió más exigente con sus estudios y además iba con ella a todas partes. Se lo dijo a su madre y la respuesta fue “no te preocupes, que Dulce no estará contigo, se pondrá en otra mesa”. Cuando a los 16 años conoció a su primer novio, Manuel, a través de Tuenti, una red social, su madre a él le echó de casa y a ella la encerró en su cuarto sin teléfono ni ordenador. Entonces, aún no había hecho nada de nada. Pero, Chelo García Cortés le facilitó su primera relación íntima diciéndole a su madre que iban al Museo Thyssen. Pero, la tonadillera se enteró y fue entonces cuando la llevó a Cantora y su hermano Agustín la convenció de que la metiese en un Internado en Jerez. Tenía 16 años y su madre le decía que no podía tener novio.

También su hermano Kiko le facilitó estar a solas con Alberto Isla, tanto en casa de Kiko en Sevilla como en Benidorm, cuando el DJ tenía un bolo y él cogió una habitación solo para ellos.

Cuando se va a vivir con Alberto a Sanlúcar, no sabía desenvolverse en la calle, y aún hoy en día no soporta ir sola por la calle, tiene que llamar a sus amigas, escuchar música… siente pavor, y tampoco puede dormir sola.

Explica Isa que cuando se hizo el test de embarazo le angustiaba más que su madre se enterase de que había tenido relaciones con Alberto que del propio embarazo, y que nunca se planteó no seguir adelante con la gestación porque su hijo era algo suyo, algo que iba a poder manejar ella y nadie más. Asimismo, reconoce que nunca le hablaron de anticonceptivos.

Insiste Isa en que vivir en Cantora fue lo peor y que no puede estar allí ni un día “estar allí en un sofá con las telenovelas todo el rato” y cuenta que si está hablando con su madre su tío contesta pero que ella sólo se dirige a su madre. Que con su abuela las cosas han cambiado porque es mayor, pero que  su tío es como si no estuviera. Nunca se sintió bien quedándose con su tío y su abuela. Recuerda que estuvo 9 meses sin hablarse con su tío porque le dijo que quería llevarse a la perrita a dormir con ella, él le dijo que no, que se le iba a llevar él e Isa le respondió que se la iba a llevar ella y punto. En todo caso, con su abuela la relación era normal, dejó de tener relación tanto con ella como con su tío cuando salió de Cantora.

Recuerda la buena relación que tenia con María del Monte, de hecho, hay momentos en su vida en que quiso irse a vivir con ella, pero al mismo tiempo no entiende su silencio.

Lo pasó realmente mal cuando su madre entró en prisión, y decidió marchar a Londres porque “sabía que aquí no iba a hacer nada”. Allí se sentía más libre y cuando su madre podía tener visita, venía a verla. La noche de la detención, era pequeña y consiguieron que no se enterase. Al día siguiente, se reunieron en casa los amigos de su madre para juntar dinero para la fianza, pero Isa no era consciente de lo que ocurría.

A quien recuerda con cariño es a Julián Muñoz. Su época más feliz fue cuando estaba con él y su madre en Marbella. Se sentía segura con él, y cuando su madre se iba de viaje, Julián se quedaba con ella. Era él quien mandaba, no la familia de su madre.

De hecho, cuando Julián salió de la cárcel con un permiso, Isa le pidió a su madre ir a verlo y la llevaron. Tanto Julián como Isa se emocionaron mucho con el reencuentro.

Reconoce Isa que ni su madre ni su hermano le han pedido perdón por no acudir al bautizo de su hijo, ni tampoco llamaron para felicitar al niño. Por ello, no iba a acudir al cumpleaños de su madre, pero al final fue porque sino iba a sentirse mal. Fue con Omar y éste apenas intercambio dos palabra con la tonadillera, pero otro día, en la playa, él empezó a hablar con ella de música.

Como curiosidad, aunque ahora veamos a Isa y a su prima Anabel como uña y carne, no fue así hasta hace tres años. Antes, no tenían relación, pero cuando Kiko se alejó de ella empezó a encontrar refugio en Anabel “que ha sido para mí la mejor de mi familia”.

Cree Isa que a su madre apenas le quedan amigos “ni los palmeros, no hay nadie”.

Isa no quiere que su hijo viva el ambiente de secretismo y misterio con el que se crió ella y le ha dicho a su madre que o cambia la situación en casa o el niño no irá allí. De momento, el pequeño ya se ha dado cuenta de que su abuela y Dulce no se hablan e Isa tiene claro que Albertito tiene que ver a Dulce porque la quiere muchísimo.

Alguna vez ha dicho que no se sentía igual de querida que su hermano, pero no quiere ahondar en ello, prefiere no saber. Con su madre tiene una relación muy complicada pero cuando necesita algo, su madre está ahí, y es recíproco “le he dado todo lo que tenía, en todos los aspectos, cuando nadie lo ha hecho. Nunca le he dicho nada del tema, no quiero nada”.

Isa no cree que se enamore en GH VIP, porque, de hecho, cree que nunca ha estado enamorada.

La primeras reacciones a la entrevista no se han hecho esperar. Kiko Rivera publicó en las redes sociales “Mejor me callo y no voy a decir lo que pasa por mi cabeza”. Anabel Pantoja reconoció en Sálvame que “hay cosas que no eran necesarias”. Y Pepi Valladares ha corroborado lo explicado por Isa, añadiendo que ha visto muchas diferencias en su entorno y que ha tenido mucha falta de cariño.

Por cierto, que Paz Guerra, madre de Alejandro Albalá, se ha pronunciado sobre la llamada de Isabel Pantoja a Sálvame “me he visto reflejada en muchas cosas, su hija no la llama como Alejandro no me llamaba a mí cuando estaba con ella” añadiendo que Dulce no es la única culpable de la vida que lleva Isa.

Comentar

Comentarios