Mayte Zaldívar acudió como invitada este domingo al programa Viva la Vida de Telecinco, ya que el sábado no pudo atenderlos por estar trabajando.

La que fuese esposa de Julián Muñoz, dice que ahora sólo quiere una vida tranquila, trabajando junto a su pareja. Fue condenada por blanqueo “no por robar” y ya lo ha pagado. De hecho, tuvo que estar en prisión más tiempo porque no pudo pagar la multa que le impusieron “el que tiene dinero, paga, y se demostró que yo no tenía y no podía pagar”.

mayte-zaldivar

Sobre su estancia en la cárcel, Mayte cuenta que no todo fue malo “había gente estupenda” que aún la siguen llamando, aunque pasó mucho frío y calor y tuvo que vivir desde un incendio – cuando alguien prendió un colchón- a una inundación. Para ella, su entrada en prisión fue una liberación “porque se acababa todo, era una cuenta atrás” pero lo peor era tener que ver a su familia a través de un cristal 40 minutos a la semana y salir y darse cuenta de que habían cambiado muchas cosas, especialmente la edad de sus nietos.

Pocos apostábamos por su relación con Fernando, su pareja, pero está claro que  es fuerte como una roca. Llevan 15 años juntos y Mayte afirma que “me lo ha demostrado todo, a mí y a toda mi familia. Es mucho más maduro que yo, y hasta ha ejercido de abuelo sin ser padre”.

mayte-zaldivar

Deja claro que nunca vio a Julián en prisión, y que prefiere no hablar con él porque “dentro de mí hay mucho daño”. Declara que tendrán buena relación “mientras hablemos del tiempo” y que no siente por pena su estado de salud. De hecho, señala que cuando se pedía su salida de la cárcel por esta cuestión, parecía que en cuanto saliese ya ibamos a vestir de luto. En todo caso, sólo lo siente por sus hijas, que sufren al verlo así.

Insiste en que no le podrá perdonar a Julián el daño que le ha hecho a sus hijas, recordando que cuando estaba con Isabel Pantoja, sus hijas le llamaban por teléfono “y había gente que lo cogía y las insultaban, y él lo consentía. Nunca lo podré perdonar”.

Afirma Mayte que nunca ha creído en ese amor “no se enamoró, se lió con Isabel Pantoja, no se querían, simplemente a uno le gustaba la fama y al otro, el poder”. Por supuesto, tampoco perdonará a Isabel Pantoja “me juró que todo era mentira, de rodillas. Me lo juraron los dos. Incluso me dijeron que era una maniobra de la oposición. Se me humilló públicamente”.

Carlos Fernández, el ex concejal de Marbella huído de la justicia, dice que lo que sentía Mayte por Julián Muñoz era agradecimiento por lo bien que éste se portó con la hija que ella aportó al matrimonio, Eloísa, que precisamente, según ha contado Mayte, es la que está viviendo con Julián.

Mayte dice estar en paz con la justicia y con ella misma, trabajando en el negocio de su pareja, un puesto de comida gourmet en el Mercado Central de Marbella en el que ella cocina mientras su pareja atiende a la gente. Están abiertos de martes a sábado y la especialidad de Mayte es el pulpo.

Lo que está claro es que Mayte Zaldívar no va a perdonar nunca la humillación pública a la que le sometieron Isabel Pantoja y Julián Muñoz. No tenemos más que recordar el innecesario alarde de su relación que hicieron en la Aldea del Rocío. La propia presentadora del programa, Toñi Moreno, ha señalado que en aquellos momentos, los amigos de la tonadillera decían no reconocerla. Como bien ha apuntado Mayte “no sé si mi vida era buena o era mala. Pero era mía y me la rompieron”.

Comentar

Comentarios