Laura Cuevas tiene 26 años, y 23 de ellos los ha pasado en Cantora, ya que es la hija del mayoral de la finca. Este viernes, estuvo en Sálvame Deluxe para contar lo que ha vivido con la familia de Isabel Pantoja.

Para empezar, se mostraron unas fotos en las que se podía ver que Laura estaba presente en las actividades familiares de los Pantoja, y de hecho, asegura tener buenos recuerdos de Isabel y de su hermano Agustín, y les ha considerado su familia.

Laura dejó la casa cuando su padre se jubiló, y de ahí las desavenencias, ya que cuando Isabel Pantoja le comunicó que tendrían que dejar la casa porque si venía una inspección, él se quedaría sin paga y a ella le pondrían una multa. Él aseguraba tener un acuerdo verbal para quedarse y el enfado fue monumental, es más, a la propia Laura le pareció exagerado, pero también asegura que la propia Pantoja le sugirió que fuese a un plató a hablar mal de su padre.

Cuenta Laura que Isabel no tiene paciencia con los niños “le gustan solo para un ratito” pero Agustín sí, siempre y cuando la niña no fuese Chabelita, ya que el hermano de la tonadillera trataba a su sobrina “con indiferencia, solo la hablaba para decirle lo fea que estaba” y con una actitud despreciativa que también tenía con Dulce, la niñera de la pequeña, que, según Laura, ha sido quien la ha criado, ya que Isabel Pantoja no se ocupaba de cuidarla “nunca le ha visto ni bañarla ni peinarla ni nada” y solo intervenía cuando Chabelita tenía algún capricho y Dulce no quería dárselo, tratando de educarla bien. Entonces aparecía su madre y le concedía lo que la niña pidiese.

En cuanto a Chabelita, cuenta y no para de su carácter rebelde y caprichoso, todo lo contrario que Kiko, al que consideraba su primo “un chico buenísimo, de tan bueno, influenciable, cariñoso y noble, pero en los últimos años ha cambiado mucho, se le ha subido un poco la fama a la cabeza”. Las broncas entre madre e hija han sido memorables, y en una de ellas, Chabelita estampó contra la pared la blackberry de su madre.

Precisamente, otra de las quejas que tiene Laura de su vida con los Pantoja, es que le pedían que cuidase de Chabelita cuando Dulce no podía “me decían que la llevase a algún sitio, o que la tuviese en el cuarto de juegos” cuando Laura lo que quería era irse con Kiko y Anabel Pantoja, ya que tenía 12 años, mientras que Chabelita tenía 5.

La rebeldía de Chabelita empezó muy pronto, ya que con 12 años le decía a su madre que en cuanto cumpliese 18, se marcharía de casa. Los problemas se hicieron insoportables cuando le empezaron a gustar los chicos y Cantora le parecía una cárcel porque su madre no le dejaba salir.

La propia Chelo García Cortés confirmó el difícil carácter de Chabelita, que se puso en contacto con el programa para llamar “sinverguenza” a Laura y anunciar que si tenía que demandar, demandaría. Pepi Valladares, que fue asistenta en Cantora, también contactó con el Deluxe para corroborar las palabras de Laura.

De María del Monte, dice que era cariñosa y permisiva con la niña.

Sobre doña Ana, la madre de Isabel Pantoja, señaló que le sentó fatal el embarazo de su nieta, algo que ya esperábamos, que es una mujer con una mentalidad muy antigua, y que le llegó a decir a su hija que se había equivocado al adoptar “aunque esto me lo han dicho, yo no lo he oído”. También a “un miembro de la familia que no voy a decir” le escuchó espetarle a Chabelita que no se subiese tanto a las barbas “porque estás aquí de milagro” aunque entendemos que esto puede decirse en un momento de gran enfado, y si la niña era tan rebelde, imaginamos que habría más de uno.

Independientemente de que lo que cuente Laura sea cierto, es bastante triste que una persona que ha estado 23 años viviendo en una casa con una familia que no parece que la haya tratado mal ni mucho menos, acuda a un plató de televisión para contar lo que ha vivido y sacar trapos sucios.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios