Parece que Lolita y Pablo Durán han finalizado su matrimonio amistosamente, aunque con estas cosas, es mejor esperar un tiempo.

La cantante y actriz, dejaba claro hace unos meses que estaban tratando de salvar un matrimonio que se había desgastado por los problemas económicos. Cuando, finalmente, se ha llegado a la separación, el que hasta ahora era su marido, ha desfilado para la firma Emidio Tucci -aunque él asegura que esto estaba apalabrado antes de la ruptura- y no ha querido entrar en detalles sobre los motivos de la separación.

Cuenta Beatriz Cortázar en ABC que el cubano ya ha abandonado la casa de alquiler que compartía con Lolita, y que ésta apenas ha visitado una vez el bar que su ex ha abierto con un amigo. “Yo ya he salido lo que tenía que salir, prefiero estar en casa preparando mi papel para la obra” afirma, aunque suponemos que ya tiene que tenerlo totalmente dominado. El caso es que a nadie escapa que si ella se pasase por el bar, sería una buena publicidad para el negocio, aunque también es posible que Pablo Durán quiera que su negocio despegue sin este tipo de promoción.

Un amigo de la ex pareja, comenta que el cubano está en un hotel hasta que se mude a un apartamento cerca de su negocio, lo que indicaría una salida precipitada de la casa, porque podría haber esperado a tener vivienda donde establecerse.

Pablo Durán asegura seguir queriendo a Lolita, a la que considera la mejor persona que ha conocido, y declara que, a pesar de que no tiene trabajo como actor en España, y de los signos de apertura en el régimen,no tiene previsto regresar a Cuba, porque tiene muy poca familia allí.

De todas formas, esperemos un tiempo prudencial, porque quién sabe si no acabamos viendo a uno de los dos, o a ambos, en un plató de televisión. Deseamos que a Lolita le vaya fenomenal como actriz -lo merece- y que a Pablo su negocio le marche bien y no tengan necesidad de recurrir a ello.

Comentar

Comentarios