Semanas después de su paso por el Deluxe, la mujer que fue fotografiada junto al humorista Bigote Arrocet, habla claro en la revista Interviú.

Gemma Serrano luce en la revista la parte superior y trasera de su anatomía mientras se queja de las especulaciones que han surgido sobre su vida profesional y personal, que Edmundo Bigote Arrocet y ella han puesto en manos de un abogado.

Cuenta que conoció a Bigote hace 4 años en la Asociación del Humorismo Español, de la que él es vicepresidente y ella, vocal. Colabora con ellos organizando sus actos benéficos y buscando patrocinadores. Gemma tiene una empresa de eventos, y le perjudica mucho que se diga que ha llamado a los fotógrafos para que salieran las famosas fotos.

Además, juntos tienen negocios fuera de España, con una multinacional, y hay un proyecto de televisión para el que Bigote está actuando como enlace para llegar a Chile o Perú. Por si fuera poco, Gemma también lleva ropa de marca y viste a Bigote y a otros muchos. Vamos, esta chica no debe tener un minuto libre.

Asegura Gemma que no hay nada entre ella y Bigote, y que nunca ha sentido que él le tirara los tejos.También es rotunda al afirmar que las fotos han salido para hacer daño a Mª Teresa Campos “hay gente a la que ella no le cae bien” dice.

Sin embargo, cree que la periodista no ha tratado este tema como debería. Cree Gemma que tendría que haberla invitado a su programa como amiga de Bigote, dando a la situación normalidad, para que cesaran las especulaciones. También entiende que Mª Teresa debería haberle dicho que sentía que la estuvieran persiguiendo porque Bigote fuese su novio.

Matiza también que la pareja de su amigo no sabe cuál es la verdad “la verdad sólo la sabemos Edmundo y yo, ella puede suponer que lo que le cuenta su novio es la verdad”.

Más sorpresas nos llevamos al final de la entrevista. Resulta que Bigote puso en manos de Gemma la venta de la casa de María Teresa Campos. Gemma estuvo allí, cuando no estaba la presentadora, haciendo un reportaje para mandarlo a sus contactos y no sabe si ella está enterada de esto. Pero, hay más. No cree que el humorista se lleve mal con las hijas de su pareja “acompañé a Bigote a la empresa de un amigo para que contratasen a Terelu como imagen. Eso no se hace con alguien con quien no te llevas bien”.

Para terminar, Gemma reconoce que su relación con Bigote ha cambiado desde la aparición de las fotos, porque ahora les perseguirían y por eso su relación es sólo telefónica.

Ah, y recalca que es seria, que no busca ni fama ni dinero y que lo que ha ganado con el reportaje lo va a donar a un hospital infantil “es lo que hago continuamente y lo que me hace feliz”.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios