Si creíamos que la boda de Diego había devuelto la paz a la familia Matamoros, no podíamos estar más equivocados.

Diego Matamoros acudía este sábado al Deluxe para confirmar que no era el amor de padre lo que había decidido a Kiko Matamoros a acudir a la boda de su hijo. La realidad es que había negociado con la revista su presencia en el enlace y lo que es peor, el trato, cuya remuneración sería de cerca de 16.000 euros, incluía una fotografía con su ex mujer Marian Flores.

Diego asegura que la presencia de su padre no le ha beneficiado económicamente, ya que la exclusiva estaba cerrada hacía meses. Cuando la ha reprochado, mediante whatsApp lo ocurrido, Kiko le ha respondido que era “un talibán” y que estaba envenenado.

Marian Flores, al saber que su ex marido y padre de sus hijos había puesto precio a su saludo en la boda, ha reaccionado llorando “cree que ya es suficiente, que ya se ha comido demasiada mierda por culpa de mi padre” dice Diego.

Lo peor es que esto también ha afectado a su relación con su hermana Laura, ya que ésta no cree que su padre, con el que ahora está pasando un momento dulce, haya sido capaz de algo así. Diego está muy molesto con la actitud actual de su hermana, que está volcada en la familia de su padre y en la hija que éste tiene con Makoke, Anita, que precisamente acaba de cumplir la mayoría de edad. De ésta, Diego dice que “nos ha puesto a parir en redes sociales pero no se podía sacar porque era menor”.

Diego entiende que su padre busque dinero, porque “debe dinero a mucha gente” incluso tiene una deuda que Makoke desconoce aunque sospecha algo “los dos tienen muchos líos” dice el joven. Lo que realmente le ha dolido es que su padre haya hecho todo a sus espaldas.

El periodista Diego Arrabal pudo hablar brevemente por teléfono con Kiko, que negó todo lo que había dicho su hijo. Lydia Lozano también habló con Laura, que se mostró decepcionada porque su hermano estuviera haciendo todo eso “sólo para entrar en Gran Hermano Vip, no me esperaba eso de él” a lo que Diego contestó que lo que tenía que hacer Laura es llamar a su madre y preocuparse más por ella.

Como Belén Rodríguez defendía a Kiko durante la entrevista, Diego Matamoros decidió soltar una bomba “le defiendes porque tuviste una relación sexual con él” añadiendo que había tenido lugar cuando estaba casado con su madre. La periodista lo negó tajantemente “es imposible que tu padre te haya dicho eso” dijo.

Eso sí, Diego tampoco está libre de culpa en este asunto: prefirió vender la exclusiva de la boda aunque eso significase que su madre no fuese la madrina, ya que Marian Flores no quería un puesto tan protagonista en una boda mediática, ya que siempre ha querido estar alejada de los medios.

Comentar

Comentarios