Además, se ha celebrado la vista por la denuncia interpuesta por Julián Muñoz contra Dulce, la ex niñera de Chabelita.

Una vez que se han estabilizado sus niveles de azúcar y tensión, Julián Muñoz ha regresado al Centro de Inserción Social de Algeciras, en el que permanece desde que se hicieron públicas unas imágenes en las que disfrutaba del ocio nocturno malagueño.

El que fuese alcalde de Marbella, debe permanecer en el Centro de lunes a jueves hasta las 5 de la tarde, teniendo que regresar a las 9 de la noche. Los viernes, sale del Centro a las 4 de la tarde y puede pasar el fin de semana fuera de él. Unas entradas y salidas que, según su abogado, perjudican su salud.

En unos días se sabrá si se admite el recurso interpuesto contra su privación de libertad y puede volver a disfrutar del tercer grado con pulsera telemática que le permitía no tener que dormir en prisión.

Mientras, Dulce Delapiedra acudía esta semana en Barcelona a la vista por la denuncia interpuesta por Julián Muñoz tras declarar ella en una revista que se sintió acosada por él.

Dulce ha desmentido que dijera tal cosa, asegura que nunca se sintió acosada y que la revista tiene que mostrar las grabaciones para que se demuestre que sus declaraciones no fueron esas.

Ahora, la revista tiene que entregar las grabaciones. Si éstas demuestran que Dulce sí hizo esas declaraciones, se enfrenta a una multa de 120.000 euros por daños morales.

Si ocurriese lo contrario, que las grabaciones demostrasen que sus palabras no fueron esas, la responsabilidad recaería en la revista.

Recordemos que no es la única denuncia a la que se enfrenta Dulce, porque también fue demandada por Isabel Pantoja por “vulneración del derecho al honor y la intimidad así como por revelación de secretos” a raíz de la entrevista que concedió al Deluxe.

Comentar

Comentarios