Muchas personas de mediana edad no tenemos tanta energía como la que demuestra Julián Muñoz, al que sacaron de prisión por “razones humanitarias”.

Esta semana, nos quedamos sin palabras al ver las imágenes en las que se veía a Julián Muñoz, bailando sevillanas a las cinco de la madrugada en un local de copas a 15 kilómetros de Marbella. PODEMOS VER EL VÍDEO AQUÍ

Al parecer, Muñoz suele acudir a lugares frecuentados por extranjeros, donde no le conocen y puede actuar con libertad.

Durante el día, suele estar en un club deportivo donde juega al padel con amigos y hace algo de gimnasia. Acude también a un centro de bronceado. Vamos, lo normal para alguien que pidió que “no le dejaran morir en la cárcel” ante su precario estado de salud.

Y pensar que cuando le vimos pedir que le dejaran volver a su casa, muy delgado, demacrado, con grandes dificultades para hablar y con un pañuelo con el que se limpiaba la boca constantemente, algunos sentimos lástima y estábamos de acuerdo en que lo dejaran en arresto domiciliario…

Pero, esto no es todo. Esta semana también aparecían unas fotografías en las que le veíamos acompañado de una empresaria venezolana de 39 años, llamada Liz, a la que conoció en el club de pádel cuando acudió allí a vender unas máquinas de estética. En las imágenes, que PODEMOS VER AQUÍ se les puede ver besándose, así que poco más hay que añadir, salvo que la joven tiene un cierto parecido con Isabel Pantoja.

Puestos al habla en Telecinco con el ex alcalde, éste se niega a hacer cualquier declaración sobre esta nueva relación  “no quiero confirmar ni desmentir, es mi vida y punto” ha dicho.

Por cierto, Muñoz ha sido condenado a otros seis meses de prisión por otra causa que se seguía contra él, aunque contra esta sentencia aún cabe recurso.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios