En la imagen podemos ver a José Fernando Ortega Mohedano, abrazado a su hermana Gloria Camila, a su salida del centro penitenciario donde llevaba recluído desde hacía cuatro meses.

La juez ha dictado orden de libertad provisional para José Fernando y el resto de acusados, tras la la segunda y última sesión del juicio, que ha quedado visto para sentencia.

La Fiscalía ha rebajado su petición de pena, para el hijo de José Ortega Cano, a 2 años y medio de prisión por robo con violencia y 6 meses por falta de daños, así como una multa por determinar por delito contra la seguridad vial. El abogado de la acusación pide 2 años por robo con violencia y multa y la defensa, 9 meses por robo, por considerar como atenuantes: la confesión del delito, estar bajo los efectos del consumo de drogas y alcohol y la reparación del daño. El informe psicológico dice que tiene depresión crónica y que usa las drogas como antidepresivo.

José Fernando, en su declaración en el juicio, ha reconocido la agresión, y llevar, cuando se produjeron los hechos, 24 horas consumiendo alcohol, porros y cocaína. Ha señalado que no participó en la quema del coche de la víctima y le ha pedido perdón.

Durante el juicio, un testigo ha afirmado que la víctima estaba en estado de embriaguez, y que tuvieron que llamarle la atención por molestar a los clientes.

Ortega Cano no ha acudido al juicio por recomendación de los abogados y prescripción médica, pero ha estado muy cerca de su hijo, en un ático de Sevilla, donde también está su hija Gloria Camila, que ha estado constantemente junto a su hermano, acompañada de sus tíos, Paco, Aniceto y José Antonio, marido de Gloria Mohedano, y la hija de estos.

Los gestos de cariño y complicidad entre los hermanos han sido constantes durante las sesiones, en las que el acusado ha podido abrazarse tanto con su hermana como con sus tíos. Gloria Camila ha manifestado que a su hermano le tienen “enfilado”. Vamos, que van a por él.

Cristina Tárrega, en El programa de Ana Rosa, ha contado de fuentes muy cercanas, que el cambio de actitud de José Fernando ha sido como de la noche al día, que quiere desintoxicarse, y de hecho, una vez por semana acude a prisión Pepe el Marismeño, terapeuta de la clínica Hipócrates.

Recordemos que los hechos ocurrieron el 2 de noviembre del 2013 en un club de alterne de Castilleja de la Cuesta (Sevilla), cuando José Fernando Ortega Mohedano, junto a unos amigos, agredió a un cliente del establecimiento y le robó dos móviles, la cartera, dinero y su coche, al que prendieron fuego tras usarlo tres días.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios