Kiko Rivera, tras su exclusiva en Hola, ha pasado el 6 de enero con la familia de su pareja, mientras Isabel Pantoja estaba sola en un nuevo permiso carcelario.

Isabel Pantoja ha encadenado permisos para pasar la totalidad de fiestas navideñas en casa. Deberá volver a prisión el lunes 11 de enero, para pernoctar allí, como deberá hacer de lunes a jueves, merced al tercer grado penitenciario.

De momento, la libertad condicional que le permitiría no tener que dormir en la cárcel, está lejos, ya que ha sido rechazada la petición.

La tonadillera está a punto de satisfacer en su totalidad la multa que se le impuso por blanqueo de capitales, ya que sólo le restaban de pagar 400.000 euros y acaba de vender su casa de La Moraleja por valor de 1.800.000 euros. Aún pesa sobre ella una sanción de la Agencia Tributaria también de 1.800.000 euros, pero ha puesto a la venta sus dos áticos en Fuengirola, con los que se supone que saldará la deuda. Aún le quedaría Cantora, un local en Sevilla, un garaje y una casa en la aldea del Rocío. Si además vuelve a los escenarios, no creemos que vaya a pasar estrecheces.

Hablando de asuntos económicos, la pasada semana Kiko Rivera pasaba por caja presentando a su hija Ana en la revista Hola.

Kiko, de 33 años e Irene, de 23, posaban en su casa de Espartinas, Sevilla, junto a su bebé, que se llama como su bisabuela paterna, y ésta no oculta su alegría por ello.

Kiko explicaba en el reportaje que quiere disfrutar de su hija al máximo porque ha visto con el pequeño Francisco que crecen muy rápido. El bautizo será a principios de marzo en Sevilla, y tiene pensado casarse con Irene en 2017. Dice haber asumido que su hijo mayor vive en Londres y estar muy satisfecho de haber retomado su buena relación con sus hermanos Francisco y Cayetano.

En lo profesional, ha grabado un nuevo videoclip en el que han participado sus tres hermanos y su prima Anabel, y está a punto de irse de promoción a México y EEUU. Está deseando realizar su trabajo en el extranjero para que “no me vean tanto como el hijo de Isabel Pantoja” algo de lo que, eso sí, se siente muy orgulloso. Dice que Irene no tiene celos por tanta noche fuera y tanto viaje, porque “primero fuimos amigos y sabe mucho más de mí que nadie”.

Pero, antes de este almibarado reportaje, la pareja había protagonizado un espepento lamentable para proteger la exclusiva.

El periodista Andrés Guerra, en la revista Corazón TVE, fue claro con la actitud de Kiko Rivera, saliendo él sólo a entretener a los periodistas mientras su pareja salía con la recién nacida por el parking: ” Cuando llegaron a su domicilio, un joven abría la puerta a Irene, extendiendo su abrigo para tapar a un bebé que no hubiésemos visto en cualquier caso, y Kiko desplegó sus dotes de puerta de discoteca, look de rapero excedido en peso y modales desagradables (…) qué fácil hubiese sido comportarse como una pareja normal en vez de como dos forajidos escapando con el botín”.

Con lo perjudicada que salió su imagen tras su abandono de Gran Hermano Vip y sus entrevistas en Sálvame Deluxe, no parece que Kiko Rivera esté haciendo grandes méritos para volver a ganarse la simpatía de la gente.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios