Fran Álvarez concedía una entrevista esta semana a la revista Qué me dices, en la que muestra su indignación con la petición de nulidad matrimonial por parte de su ex mujer, Belén Esteban.

Está especialmente enfadado porque, de nuevo, Belén le comunica una decisión importante a través de terceros, como ocurrió cuando le pidió el divorcio.

A Fran no se le ocurre qué va a alegar su ex para lograr que declaren nulo el matrimonio, ya que ella ha declarado siempre que se casó muy enamorada, y aunque no va a poner ningún impedimento, tampoco va a mover un dedo para que lo consiga.

No es el único motivo de Fran para estar enfadado con su ex mujer, ya que logró que le vetaran en Supervivientes el pasado año, cuando ya estaba todo firmado. Se había preparado físicamente, se había hecho las pruebas y análisis pertinentes, pero el reality empezó sin él. No entiende que, si Belén dice que está muerto para ella, le importe tanto su participación en el reality.

También le ha dolido mucho que Belén le considere responsable de todo lo que le ha ocurrido “cuando me casé con ella, el coche ya venía gripado” afirma Fran.

Ahora Fran sólo desea que Belén le deje en paz. Ha retomado la vida que tenía antes, ha abierto un bar-restaurante, y está feliz con su familia, sus amigos y su gente. En cuanto al amor, afirma que no ha tenido pareja formal desde que se divorció.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios