En el programa Socialité han contado que a Isabel Pantoja no le ha gustado nada la entrevista de su hija y está muy enfadada.

La entrevista a Isa Pantoja en Sábado Deluxe fue de las más reveladoras, tratando temas que no se habían tocado antes.

Se confirma el acercamiento entra la joven y su madre. Ahora mismo, la relación es estupenda y ha vuelto a dormir con ella y con el pequeño Albertito. Para Isa era muy importante estar cerca de su madre porque se sentía mal por no haberse despedido de ella antes de entrar en GH VIP. Su madre también le pidió perdón por su llamada a Sálvame, ya que temía haberla perjudicado y se sentía culpable por su expulsión del concurso.

pantoja-deluxe

También su madre ha propiciado su reconciliación con su hermano, con el que estaba enfadada por la misma razón que lo estaba con su madre, su ausencia en el bautizo de su hijo “aunque justificaba más a mi madre que a mi hermano” explica.

Sin embargo, tanto Jorge Javier como muchos de los que veíamos el programa, pensamos que mientras no aclaren entre ellas lo sucedido con su tío Agustín y su abuela, algo les impedirá tener la confianza y la complicidad que Isa anhela. Siempre se interpondrá ese tabú, pero Isa no quiere tocar el tema con su madre porque teme la respuesta “no quiero escucharlo, para mí no hay justificación y sé que no lo voy a entender”.

Tampoco quiere preguntar a su madre por temas como Encarna Sánchez o María del Monte “es su vida, no soy nada curiosa y además tengo miedo a las respuestas”. Asimismo, cree que el mayor error de la vida de su madre fue enamorarse de Julián Muñoz, a pesar de la buena relación que ella tenía con él.

pantoja-deluxe

Se confirma el distanciamiento con Dulce. No le gustó que fuera dos veces a hablar mal de su madre al Deluxe mientras ella estaba en GH VIP. Tampoco le gustó la llamada de su madre, pero la diferencia es que Dulce se sentó en un plató cobrando. “La relación ya no es la misma” reconoce Isa añadiendo que le ha tenido que dejar las cosas claras a la que fuese su niñera: o para o corta de raíz. Siempre le va a agradecer que estuviera a su lado en momentos difíciles pero no puede apoyar a alguien que hace daño a su madre públicamente. Lo que no le va a impedir es que siga viendo a su hijo Alberto.

En cuanto al incidente ocurrido cuando Dulce fue a Cantora a reclamar sus pertenencias, Isa considera que no tenía que haber ido, que parece que fue a provocar y que aunque no aprueba que la insultaran, cree que se lo buscó. Sí que le ha preguntado a su madre si es verdad que tiene las pertenencias de Dulce, pero ella asegura que se las llevaron cuando robaron en La Moraleja.

Isa Pantoja ha desvelado que echa mucho de menos a María Navarro, la que fuese representante de su madre “me entendía muy bien” y a María del Monte, aunque a ésta le reprocha que no hiciese nada por verla. Cuando tenía 12 años, su madre le dijo que María del Monte había llamado para que fuese a verla a su casa, y pasó allí una semana. Cuando la niña quiso repetir, Isabel le dijo que había hecho un comentario feo sobre su hermano en un programa de televisión, y que no fuera. Desde entonces, no la ha visto, aunque su madre siempre le transmitía, por ejemplo, su felicitación de cumpleaños.

A Isa le gustaría comprarse una casa en Madrid y vivir con su madre, pero entiende que ella no va a dejar a su abuela estando enferma.

Para Isa, la persona que más daño le ha hecho es su tío Agustín, ya que a su abuela la justifica más por su edad. También entona el mea culpa reconociendo que su mayor error fue la entrevista que le hicieron al salir de Supervivientes, ya que considera que al hablar de su tío, abrió un melón que no tenía que haber abierto para no hacer daño a su madre.

Una curiosidad que ha contado Isa y que es lo último que nos podríamos imaginar: a su madre le gustaría que se dedicase a cantar y que se enamorase de un torero. Asegura que habla mucho con su nieto de Paquirri, y que cuando el pequeño le dice que quiere ser torero, su abuela le trata de quitar la idea de la cabeza y le dice que prefiere que sea futbolista.

Sin duda, lo más llamativo de la noche fue escuchar de boca de Isa Pantoja que la familia de su madre se aprovecha de ella de alguna manera. Que tiene la enorme carga de sacar adelante a toda su familia, en la que nadie trabaja, y que ella no se queja, que lo ve como algo normal. “Todos estamos aquí por mi madre” dice Isa, que también cree que su familia le ha hecho sentir a Isabel Pantoja que tiene que estar agradecida porque cuando Paquirri murió y ella estuvo año y medio enclaustrada, cuidaron de su hijo Kiko.

Isa confirma que no ha vuelto con Omar, aunque le gustaría porque ha estado muy bien con él, pero prefiere no hacerlo porque tiene miedo a que le sea infiel “él me ha hecho daño y yo le he hecho daño”. Recuerda Isa que puede tener amigos sin que sean algo más y pone como ejemplo la buena amistad que tiene con el hermano de Asraf.

En Socialite, el programa que conduce en Divinity la periodista María Patiño, han contado que a Isabel Pantoja no le ha gustado nada la entrevista. Que mandó varios mensajes al móvil de su hija pidiéndole que no siguiese hablando de su familia, algo que la propia Isa reconoció durante la entrevista, aunque también dijo que los mensajes terminaban con un “te quiero. Mamá”.

Tampoco gustó nada a la tonadillera escuchar que estaba obligada a agradecer a su familia que hubiese cuidado de su hijo y que se aprovechan de ella, ni que Jorge Javier le revelase a Isa que fue adoptada cuando mantenía una estrecha amistad con María del Monte, algo que la joven no sabía, aunque bien es verdad que no es precisamente un secreto. Para rematar, convirtieron el plató en una pequeña “Cantora” con cabezas de toros y un retrato enorme de Paquirri como el que preside la entrada de la casa.

Eso sí, dudamos que en ese decorado haya tenido algo que ver Jorge Javier, sabiendo lo que detesta los toros.

Esperemos que esto no sea el detonante de un nuevo distanciamiento entre madre e hija.

 

Comentar

Comentarios