La filtración de una conversación de la princesa Corinna Zu Sayn-Wittgenstein, “amiga entrañable” del rey D. Juan Carlos, ha supuesto un gran escándalo.

Se trata de una conversación que tuvo lugar en 2015, entre el ex comisario José Manuel Villarejo y Corinna, y en la que hizo de intérprete Juan Villalonga, ex presidente de Telefónica y cuya esposa es íntima amiga de Corinna. La conversación ha sido publicada por El Español y  OK Diario.

En la grabación, Corinna, de 54 años de edad, acusa a D. Juan Carlos de utilizarla como testaferro para ocultar su patrimonio y algunas propiedades, que eran puestas a su nombre porque en Mónaco, su lugar de residencia, no es necesario declarar el patrimonio. Además, también afirma que el rey emérito habría ocultado en el extranjero parte de su fortuna personal, gracias a un entramado diseñado por un abogado suizo, creando estructuras opacas a nombre de terceros . Por ejemplo, tendría cuentas en Suiza cuyo titular sería Álvaro de Orleans y Borbón, primo del monarca.

Corinna añadió que el CNI, Centro Nacional de Inteligencia, la habría presionado para que entregase cualquier documento privado que ella pudiese tener del rey emérito. Pero, aún hay más. Se la intentó implicar en el Caso Nóos para salvar a Dña. Cristina y Corinna asegura que el propio D. Juan Carlos pedía dinero para dicha Fundación.

Ahora, Corinna estaría viviendo “una pesadilla” ya que le están reclamando esas propiedades, ubicadas en Marruecos y en otros lugares fuera de nuestro país, y se siente presionada para que ponga ese patrimonio a nombre de terceras personas cercanas al rey emérito, algo que podría llevarla a la cárcel porque estaríamos hablando de blanqueo de capitales.

Que la grabación aparezca ahora puede tener un motivo: el ex comisario José Manuel Villarejo lleva ocho meses en prisión tras ser imputado por blanqueo, organización criminal y cohecho en la Operación Tandem. Ha intentado salir de prisión incluso simulando una grave enfermedad, y ahora intentaría con esta grabación advertir que tiene material que podría seguir filtrando si continúa en la cárcel.

Se da la circunstancia de que el mismo día que salió a la luz la grabación, se detuvo a un jefe policial cercano a Villarejo, Enrique García Castaño, que formaba parte de la Unidad de Apoyo Operativo que facilita la tecnología para realizar escuchas y seguimientos.

Aunque uno de los puntos más peliagudos de la conversación se refiere al momento en el que acusa a Don Juan Carlos de cobrar comisiones ilegales por mediar en la adjudicación de la construcción del AVE a La Meca, a pesar de la advertencia de ella “te pagan por representar a la industria española, no puedes aceptar ese dinero” pero el caso es que de repente apareció en la cuenta de Corinna una gran cantidad de dinero y cuando ella preguntó de dónde había salido, él contestó “de Arabia Saudí”.

Tampoco es que fuese muy espléndido el monarca durante su relación con Corinna, ya que ésta asegura que sólo le hizo un préstamo una vez, para pagar la mitad de un lujoso dúplex en Los Alpes lejos de las miradas de los curiosos, pero ella tuvo que devolverle el préstamo un año después.

Ya en el ámbito más personal, durante la conversación también señaló Corinna que la primera ruptura con Don Juan Carlos se produjo en 2010 porque éste llevaba tres años con otra mujer, pero es que no era la única relación paralela, más bien eran tres, una empresaria valenciana que visitaba el Palacio de la Zarzuela representando a una ONG internacional, una española y otra mujer norteamericana.

Corinna ha reconocido mediante un comunicado que la conversación existió aunque no sabía que estaba siendo grabada. Asimismo, afirma que han amenazado su vida y la de sus hijos.

Recordemos que la relación entre Corinna y Don Juan Carlos se hizo pública en 2012 al sufrir éste una fractura de cadera en Botswana mientras estaban cazando elefantes.

Lo que todos lamentamos de este asunto es cuánto estará sufriendo la reina emérita Doña Sofía, un ejemplo para todos y la mejor representación que ha podido tener nuestro país, y por supuesto, lo que pueda afectar a el rey Felipe VI, que siempre se ha comportado con una enorme rectitud y que ofrece una imagen de la monarquía totalmente distinta y transparente. No sería justo que tuviese que pagar por errores que él no ha cometido y de los que, sin duda, ha aprendido, y de ahí su integridad y honestidad.

 

Comentar

Comentarios