Lo que siempre ha estado en boca de todos, el rumor que Bárbara Rey alimentaba con sus silencios a medias, ha salido a la luz con todas las cartas boca arriba.

La noticia saltaba el pasado 17 de enero. OK Diario mostraba el documento que demostraba que el CNI – Centro Nacional de Inteligencia, antes CESID- abrió una cuenta en un banco de Luxemburgo para ingresar cantidades millonarias a Bárbara Rey a cambio de no descubrir su relación con el rey Don Juan Carlos y no difundir material grabado.

El dinero procedía esencialmente de los Fondos Reservados, o sea, la partida presupuestaria que se destina para la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado, y de la cual no es necesario dar la identidad de los receptores del dinero.

Bárbara Rey ha manifestado al medio que ha hecho saltar la noticia, que jamás recibió ese dinero y que no quiere saber nada del asunto porque ya le han hecho demasiado daño. Pero, sin embargo, reconoce que en esas fechas un agente del CESID le ofreció dinero a cambio de su silencio, pero la vedette insiste en que no quiere hablar más “por mi seguridad y la de los míos”.

Por aquel entonces, Bárbara pasaba por apuros económicos y la inteligencia española valoró la situación como “un asunto de Estado de alto riesgo”.

La cuenta de Luxemburgo fue cancelada en abril de 1997 y poco después la actriz de Totana denunció en una comisaría el robo de material gráfico y sonoro en su domicilio. Pero, nadie investigó su denuncia.

El chalet, sito en Aravaca, Madrid, en el que se veían Bárbara y el rey Juan Carlos, también era del CESID. La relación cesó totalmente cuando ella se casó con Ángel Cristo y durante los ocho años que duró el matrimonio, reanudandose en 1988 cuando se divorciaron.

Cuando llamaba a Bárbara, el rey se hacía llamar Juan Sumer (Sumer es “su majestad el rey”)

Bárbara Rey amiga Hortensia

En Sálvame Deluxe se trató ampliamente este asunto y se contó con el testimonio de Hortensia Blázquez, amiga de Bárbara Rey, que con ella ya no necesita enemigos. Contó esta mujer que su amiga quería quedarse embarazada del monarca pero que él “fue listo y tomaba precauciones” y que grababa todo lo que hablaba con él porque “decía que podía ganar mucho dinero con ello”. Pero, su verdadera ambición era que la pusiera en un Ministerio. Pero, resulta que el rey nunca le daba dinero “porque le decía que no tenía”.

Explicó también que fue cuando Bárbara se dio cuenta que la relación se acababa, porque él le dijo que tenían que dejar de verse, cuando ella se fue al conocido establecimiento “La casa del espía” y mandó colocar una cámara en el dormitorio. También dijo que mandó a su propio hijo – que tendría unos 12 años- a que tomase fotografías, oculto tras un seto. Hortensia señala que cuando se enteró de que había utilizado a su hijo, dio por terminada su amistad.

El caso es que el material se lo enseñó Bárbara a algunas personas, entre ellas Mario Conde, y fue entonces cuando se pusieron en alerta los servicios secretos.

Según Mila Ximénez, la que ha destapado ahora todo es la propia Bárbara porque necesita dinero, de hecho, habría pedido una cifra astronómica de dinero.

A ver cómo se desarrollan las cosas, seguro que esta semana hay nuevos testimonios y noticias sobre este tema.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios