Este jueves, se conocerá la sentencia que decide el futuro inmediato de José Fernando, el hijo de Ortega Cano, que permanece en prisión preventiva desde hace un mes.

El pasado martes se celebró el juicio en Jerez de la Frontera, y ya sólo falta que el juez comunique la sentencia. El fiscal ha pedido que sea condenado por dos delitos de quebrantamiento de orden de alejamiento, que serían entre seis meses y un año de prisión cada uno.

Los hechos, que sucedieron después de ocurrido en Arcos de la Frontera, tuvieron lugar el 12 y 14 de febrero. En ambos días, José Fernando acudió al hospital a visitar a Michu, y en la segunda ocasión las enfermeras tuvieron que avisar a la Policía porque el chico estaba tumbado en la cama con ella, sin camiseta y dormido. Fue enviado a prisión preventiva, y allí permanece desde entonces.

En su declaración, Michu, en avanzado estado de gestación, no ha sabido precisar si sigue siendo pareja de José Fernando, del que espera una niña. Sí asegura que ella consintió las visitas al hospital y que había mandado varias cartas al juzgado solicitando que se revocase la orden de alejamiento.

José Fernando ha declarado al juez que acudió al hospital porque Michu se encontraba mal y que se había tomado “un par de cervezas y me había metido unas cuantas rayas”.

Su abogada ha pedido la absolución de su cliente porque su visita al hospital fue “un arrebato pasional” al saber que su pareja estaba muy delicada de salud, y que se le tienen que aplicar los atenuantes de haber actuado bajo los efectos del alcohol y los estupefacientes, y que además contaba con el consentimiento de Michu para las visitas.

Aún en el mejor de los casos, si es condenado sólo a tres meses, se acumularían a la condena que tiene en suspenso de un año y nueve meses, y deberá cumplirla íntegramente.

Recordemos que aún tiene pendiente de juicio el anterior quebrantamiento de la orden de alejamiento, cuando huyó de la Guardia Civil conduciendo sin carnet.

Precisamente, este lunes, José Ortega Cano era dado de alta tras ser sometido a una intervención para colocarle un Stent para corregir una lesión cardiaca que ponía en riesgo su vida.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios