Las tremendas acusaciones de Diego Matamoros hacia su padre en el Deluxe hacen imposible una futura reconciliación.

Diego comenzó la entrevista asegurando que su padre había hecho lo imposible porque no se sentase en el Deluxe. Como Belén Rodríguez le censuraba que estuviese esperando cualquier metedura de pata de su padre para pasar por caja, Diego le recordó la barbaridad que su progenitor había escrito en Instagram:

Está claro que Kiko ha entrado igualmente en una guerra total contra su hijo, afirmando incluso que le ha sido infiel a su mujer – está recién casado- con una camarera de la discoteca Kapital con la que se metió en el baño. Diego pasa bastante de esas acusaciones “ése es su juego, echar mierda sin aportar ningún dato”.

Además, cuando Sábado Deluxe se puso en contacto con él para preguntarle qué le parecía que su hijo se sometiese al polígrafo, su respuesta vía telefónica fue “Iros a la mierda en una canoa”.

El polígrafo determinó que Diego decía la verdad al afirmar que su padre y Makoke tienen un pacto de no agresión para no salir perjudicado en los medios. Además, está seguro que de anunciaron la ruptura para engordar el caché de ella en GH VIP.

Se determinó que Kiko llegó a instalar en un piso a una camarera del norte de España de la que se encaprichó. Era muy poco discreto con sus conquistas, de las que enseñaba fotos hasta a su hijo y por bravuconería se jactaba de ellas en círculos comunes.

Diego señaló que su padre se casó con Makoke estando enamorado de otra mujer, y entiende Diego que su padre lo hizo – en vez de unirse a la que era su amante- porque era incapaz de dejar su vida establecida. De hecho, cree que se casó para que Makoke le perdonase su infidelidad. Estamos hablando de una relación muy importante para Kiko, con una joven que ahora tiene 24 años.

Makoke era consciente de que Kiko tenía otras relaciones. ¿Cómo descubrió Makoke esta infidelidad más duradera y consolidada que las otras? Resulta que ella, tras una llamada que la puso sobre aviso, acudió al banco y a pesar que no estaba autorizada, logró ver los movimientos de la cuenta de Kiko, que estaba repleta de regalos caros, relojes, cargos de hoteles, restaurantes… y tras la lógica pelotera que tuvieron, Kiko decidió utilizar a un amigo para que se cargasen esos gastos a su cuenta y posteriormente ya se los reembolsaría Kiko. Pero, al final se hizo una deuda de 12.000 euros que este amigo le reclamó. Lo más sorprendente es que la que está sufragando esta deuda a su padre es nada más y nada menos que Laura Matamoros a través de una cantidad mensual.

Precisamente ha sido la economía la que ha precipitado la ruptura de esta relación que Makoke consentía. Kiko ya no podía hacerle los mismos regalos ni llevarla a los mismos sitios.

El polígrafo determinó que Diego decía la verdad cuando afirmaba que Makoke había sido infiel a Kiko Matamoros en más de una ocasión, entre otros con un cantante famoso y más mayor que ella. Contó que en cierta ocasión que se le había roto el móvil y les pidió si tenían alguno para prestarle mientras. Kiko le dio uno de Makoke y resultó que contenía mensajes de contenido sexual entre ésta y otra persona. De hecho, también resultó ser verdad que Kiko ha evitado que salgan a la luz informaciones sobre el pasado más oscuro de Makoke.

Pero, el momento más delicado de la noche se vivió cuando Diego declaró lo siguientes: “Cuando mi madre le dijo que estaba embarazada de mí, la tiró al suelo y la pegó patadas”. Lógicamente, todos le advirtieron de la gravedad de sus palabras, especialmente Jorge Javier y Belén Rodríguez, pero Diego, lejos de suavizarlas les dijo a los colaboradores del programa “es un monstruo que no conocéis”.

Diego fue más rotundo que nunca, declarando que cuando ve a su padre hundido en televisión de alguna manera disfruta porque el tiempo le ha dado la razón “nos dejó tirados, no ha querido saber nada de nadie y ahora se vé más solo que la una”.

Eso sí, por muchas acusaciones que haya hecho a su padre, su opinión sobre Makoke no ha mejorado un ápice. Se alegra de que hayan roto y asegura que “hay que tener a Makoke lo más lejos posible”.

Sí reconoció Diego que le movía vengarse de su padre y que ahora mismo es su mayor fuente de ingresos porque aunque tiene una empresa en televisión siempre se mueven cantidades mayores de dinero.

El caso es que, según el polígrafo, todo lo que dijo Diego Matamoros es verdad.

En El Debate de GH VIP, Laura Matamoros reconoció estar bloqueada por estas declaraciones de su hermano, que no se esperaba para nada y de las que cree que Diego se va a arrepentir toda la vida.

“No sé cómo reaccionar” confiesa Laura, que dice de su hermano que “ha sobrepasado todos los límites habidos y por haber y no está pensando lo que hace”.

 

Comentar

Comentarios