Kiko Rivera y su mujer, Irene Rosales, han presentado a su segunda hija en común, Carlota, en una exclusiva en la revista Hola.

El tercer hijo para Kiko y cuarto nieto de Isabel Pantoja, nació el pasado 30 de enero en Sevilla. Apunta el DJ que sus genes deben ser muy fuertes porque las dos niñas se parecen mucho a él “aunque ojalá cuando crezcan se parezcan más a su madre que a mí”.

En El Programa de Ana Rosa, Lequio, que no puede dejar de ser el escorpión que pica porque es su naturaleza, ha espetado que la pequeña Carlota “no es un bebé bonito” añadiendo que “hay niños bonitos y niños feos”. Una vez más, es mejor no hacer comentarios.

Francisco, el hijo mayor de Kiko, vive con su madre, Jessica Bueno, y está con su padre cuando le corresponde. Él mismo reconoce que cuando son tan pequeños están mejor con la madre, con la que tiene una buena relación porque es imprescindible que los padres se lleven bien por la felicidad de su hijo.

Sobre si van a seguir aumentando la familia, la pareja ha decidido parar aquí, porque a Irene ya le han hecho dos cesáreas y es lo recomendable.

Sobre su relación con su hermana, Kiko afirma que por lo que a él respecta, todo está bien. Dice que siempre ha sentido devoción por ella, al haberse criado juntos, y que ha intentado cuidarla lo más posible, pero que ella nunca ha querido escuchar sus consejos de hermano mayor, algo que le apenas mucho, aunque también comprende que hay veces en las que hay que chocarse contra la pared para darse cuenta de las cosas.

Confirma que le pidió a su hermana que no fuese al hospital a conocer a su sobrina porque se hubiese convertido todo en un circo, que era mejor que la conociese cuando estuvieran ya tranquilos en casa, aunque todavía la visita no se ha producido. El asegura que siempre ha intentado tener el máximo contacto con su hermana, pero que a veces ella “no se deja” y que es la que tiene que poner de su parte. En todo caso, está seguro que lo hará y de hecho le ha llamado para felicitarle por su 34 cumpleaños.

También le quita importancia a las desavenencias entre su hermana y su tío Agustín – al que el considera un padre –  y señala que si alguna vez han tenido algún problema, habrá sido pequeño . Ojo porque también en El Programa de Ana Rosa, la periodista Beatriz Cortázar apunta a que esto daría la razón a los que piensan que lo que ocurre entre Chabelita y su tío no es tan grave pero que a ella le viene muy bien porque rentabiliza mucho el papel de la niña no querida.

Asimismo, considera que lo que pase entre su hermana y su madre es cosa de ellas, que desea que todo esté bien pero que no quiere meterse porque es el tiempo el que acaba solucionando las cosas.

Hablando de su madre, quita hierro a su problema con el visado “los papeles llegaron tarde y ya no le daba tiempo a actuar” y niega que sea por sus antecedentes penales. A Kiko le gustó mucho que su madre hablase con los periodistas a la salida del hospital “siempre le digo que tiene que ser simpática y mostrarse como es ella, un amor de mujer, aunque muchas veces la televisión hace que se la vea de otra manera”. Asegura que apenas hay una hora de carretera entre Cantora y Sevilla y que va a ver a su madre y a su abuela unas diez veces al mes.

Para terminar, nos cuenta que ha perdido 25 kilos, que sigue cuidándose y que trata de llevar una vida sana, aunque reconoce que le está costando.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios