Lo leemos en la revista Pronto.

Blanca de Borbón, que tanto nos hizo reir en el reality de Telecinco Acorralados, va a tener que pasar por el quirófano para que le sea extirpado un tumor en la médula que le ha sido diagnosticado tras sufrir unas molestias en la pierna, con pérdida de sensibilidad, y dolor en el pecho. La operación es inminente y después tendrá que enfrentarse a tratamientos bastante agresivos.

Blanca se enfrenta a esta situación con fuerza y esperanza, pero reconoce que va a ser un proceso largo y con riesgos “nadie está preparado para algo así” y se encuentra muy cansada porque le han sometido a muchas pruebas. Confía en los médicos y afirma rotunda que “no va  a ser fácil, pero voy a poner todo mi empeño para ganar esta batalla. Me quedan muchas cosas por hacer, u u hijo que me necesita”.

La hija de D. Leandro de Borbón y prima del Rey D. Juan Carlos, no le ha comunicado a su padre lo que le ocurre, pero sí están al corriente sus hermanos, el padre de su hijo y sus amigos. Parece que la relación entre padre e hija ha vuelto a enfriarse tras mejorar después del reality.

Deseamos a Blanca que la operación sea un éxito y la recuperación, lo más rápida y satisfactoria posible.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios