Miriam Saavedra y Mónica Hoyos se enfrentaron en un cara a cara que, según la audiencia, ganó la primera.

La primera en sentarse en el plató fue Mónica Hoyos, muy segura de sí misma y consciente de que, tras no acudir ni a la gala final ni al debate de GH VIP, tenía que dejar claro que no había huido sino que no quería participar en el “circo” en el que  – según ella – Miriam hubiese convertido ambos programas de estar ella presente y que prefería que su hija no viese.

deluxe-miriam-saavedra-monica-hoyos

Sin embargo, Miriam tiene claro que Mónica es una “reventada” y “envidiosa” cuyo mayor problema es “no poder ser como yo”.

Mónica asegura que Miriam ya está, afortunadamente, “fuera de mi sistema solar” y le es totalmente indiferente. Coincidió con algunos de los colaboradores en que la estrella de Miriam se está apagando rápidamente tras salir de Guadalix, y que su declive se refleja en la baja audiencia de los espacios a los que ha acudido posteriormente. Mónica se pregunta “dónde está la Miriam de la casa”.

Para Mónica, su archienemiga no es justa ganadora del reality, ya que lo vivió como si fuese una telenovela “vendiendo un victimismo barato” y que trató de imitar el concurso de su ex “pero el concurso de Carlos era real”.

Mónica Hoyos ha hablado con Carlos Lozano

Explica Mónica que ha hablado con Carlos y que ahora mismo no existe relación entre ellos “porque Miriam tiene culpa de lo que ha pasado, pero Carlos también” aunque reconoce que tendrá que perdonarle porque están condenados a entenderse por la persona que tienen en común, pero “ya nada será igual” no podrán tener la amistad que tenían antes.

Mónica desea ahora “tener novio y tener mi vida” algo que hasta ahora, para ella no era una prioridad “por decisión mía”. Le contestaron los colaboradores que ahora ella quería tener novio pero había obstaculizado la relación de su ex, respondiendo ella que lo hizo porque “la pareja no era la correcta, no quería que él tuviese relación con nosotras”.

Desea a Carlos lo mejor “porque si a él le va bien, a otras personas también les irá bien” y aclaró que la relación entre padre e hija ha mejorado.

Pero, Miriam acusó a Mónica de vivir “una mentira, un cuento chino” en lo que respecta a su relación con el padre de su hija.

deluxe-miriam-saavedra-monica-hoyos

Insistió Mónica en que Miriam no era la “Princesa Inca” sino la “Princesa Trinca” y que ella nunca se había sentado en un plató a hablar mal de nadie para conseguir un trabajo, como sí ha hecho Miriam tanto en Perú como aquí.

La una está “enamorada” de la otra

Lo que fue surrealista fueron las mutuas afirmaciones de que la una estaba enamorada de la otra. Miriam la acusaba de hablar de ella a las cámaras continuamente, de estar obsesionada con ella, y Mónica contraatacó mencionando la famosa noche en la que Miriam quiso “llevarla con ella a la cama” algo que no se sostiene, ya que Miriam lo intentó también con Makoke, lo que le ocurría es que había bebido y no quería dormir, quería hablar, nada más. Sin embargo, esa misma noche, Mónica tuvo un bonito detalle con Miriam, tratando de tranquilizarla, llevándola al jardín y evitando que se metiese en discusiones.

El mayor enfrentamiento se produjo cuando Mónica reconoció que, como espectadora, se cuestionaba la veracidad de los abortos de Miriam “yo también sufrí un aborto antes de tener a mi hija, fue en España y tengo toda la la documentación”. Ahí Miriam explotó y amenazó con llevarla a la cárcel por lo que había dicho.

No fue la noche más afortunada de Miriam. Se notó la mayor experiencia de Mónica ante las cámaras y el tiempo que había tenido para reflexionar. Esto no fue obstáculo para que la audiencia decidiera que Miriam era la merecedora de la corona de “Princesa Inca” y respaldase de nuevo con este gesto a la ganadora de GH VIP.

Comentar

Comentarios