Isabel Pantoja canta en directo y publica disco. Extinguida ya su condena de prisión, aún tiene una enorme deuda con Hacienda.

Este jueves 10 de noviembre, Isabel Pantoja ha vuelto a cantar. Lo ha hecho en el Teatro Carlos III de Aranjuez, Madrid, ante unas 300 personas entre las que estaban famosos como Isabel Gemio, Anne Igartiburu, Raúl Sénder o Cristina Tárrega.

No faltaron sus hijos, Kiko – junto a su esposa Irene Rosales- y Chabelita, y su hermano Agustín. También acudió su madre, doña Ana, así como su sobrina Anabel. Sin embargo, no estuvieron ni Raquel Bollo ni Luis Rollán.

Acompañada de una orquesta sinfónica, y luciendo un vestido blanco de estilo mexicano, interpretó durante 40 minutos las canciones del disco que ha salido a la venta este viernes, “Hasta que se apague el sol” que hace el número 29 de su carrera, producido y compuesto por el recientemente fallecido Juan Gabriel y grabado antes de la entrada en prisión de la cantante.

El recuerdo del mexicano, gran amigo de Isabel, provocó que ésta no pudiese reprimir las lágrimas.

Una vez roto el hielo, la tonadillera continuará actuando y ya hay tres fechas confirmadas: el 11 de febrero en Madrid, el 18 en Barcelona y el 24 de junio en Sevilla. Se pueden comprar las entradas a partir del lunes 14 de noviembre

El 28 de octubre, Isabel Pantoja obtuvo la libertad definitiva. Su deuda con la justicia ha sido saldada. Entró en prisión el 21 de noviembre de 2014. No fue hasta el 2 de marzo de este año cuando logró la libertad condicional. También ha abonado la multa que le fue impuesta: 1.140.000 euros, casi 190 millones de pesetas.

El problema es la cantante tiene otra importante deuda. Esta vez, con Hacienda. 1.800.000 euros. Casi los 300 millones de pesestas. Como ella no estuvo conforme con esta cantidad, recurrió, lo que supone que el proceso se está alargando. Pero, la Agencia Tributaria se ha curado en salud, y para asegurarse el pago en el caso de que Isabel finalmente pierda el recurso, ha impuesto un embargo preventivo a la finca Cantora y a su piso de Sevilla, el que compró con sus primeros ingresos como cantante.

Pero, Cantora tiene un doble embargo por parte de Hacienda. El de Isabel y el del otro propietario, su hijo Kiko. Según informa Vanity Fair, el pasado 30 de septiembre, Kiko acudía a Hacienda para pedir un aplazamiento en espera de cobrar la exclusiva de su boda.

Si finalmente se confirmase que Juan Gabriel le ha dejado de herencia a Isabel el piso en el que el mexicano se alojaba cuando venía a España, en el barrio de Chueca, valorado en un millón de euros, podría ser el balón de oxígeno que necesita la cantante. Sin embargo, fuentes cercanas al divo dudan que vaya a ser así. Pero es que, además, si resulta ser cierto, Isabel tendría que abonar el impuesto de Sucesiones, y al no tratarse de un familiar de Juan Gabriel, tendría que pagar el máximo, un 34%, o sea, 340.000 euros.

Vamos, que el caché de Isabel Pantoja por concierto tendrá que ser bastante alto para que pueda cumplir con el Fisco y remontar su economía.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios