Gil Silgado ha calificado a Julio Ruz de «ser despreciable» y se ha enfrentado en el plató a su hija Anabel.

Era la primera vez que José María Gil Silgado, ex pareja de María Jesús Ruiz y padre de su hija mayor, Alba, se sentaba en el plató de Sábado Deluxe, y su intervención ha sembrado aún más dudas sobre su relación con ella.

Para empezar, Belén Esteban ha insinuado que había temas sobre los que no se le podía preguntar.

Gil Silgado desmiente tajantemente que llamase varias veces al día a Mª Jesús cuando ésta vivía con Julio “me había bloqueado en el teléfono por orden de Julio, y tengo las facturas telefónicas para demostrar que no existen esas llamadas”.

Para él, Julio Ruz es “un ser despreciable que aprovechó que estaba en prisión para robarme a mi familia” y además asegura que tiene “una mente enfermiza”, que va diciendo que es abogado y no acabó ni 1º de Derecho y que no tiene dinero “ni para pesarse, ha estado viviendo de Mª Jesús”.  Por si fuera poco, corrobora que hace “amarres” y que debe el dinero que pagó por ellos, 6.000 euros.

Gil Silgado dice que él y Mª Jesús ya no son pareja “de serlo, no hubiese permitido que entrase en la casa con Julio Ruz. Sin embargo, cuando le preguntan si volvería con ella, contesta “no puedo volver cuando no he me ido nunca”. Para complicar más las cosas, reconoce que es la mujer de su vida, que no estaba con él por dinero “porque la segunda vez que volvió ya sabía que mi situación no era buena” y que sabe que si él la necesita estará ahí y viceversa.

Gil Silgado ha reconocido que ha llegado a tener 50 millones de euros en su cuenta más propiedades. Pero, que la crisis y malas inversiones acabaron con todo su patrimonio.

Como no salía de él ni una palabra en contra de Mª Jesús y ésta hace lo mismo con él en la casa de Gran Hermano Dúo, los colaboradores del programa sospechan que hay un pacto entre ellos, algo que Gil Silgado desmiente. Atribuye la buena relación a que ambos se han arrepentido de todo lo que dijeron fruto del enfado “cuando salí de prisión dije cosas de las que me arrepiento, y ella, igual”.

Incluso desmiente que Mª Jesús saquease sus cuentas estando él en prisión, sino que de ese dinero vivían su mujer y su hija Alba.

Sin embargo, muchos nos tememos que esta “buena relación” y las buenas palabras de Mª Jesús hacia él en la casa se deban a lo que ya declaró Mª Jesús hace un tiempo en Sálvame: que es mejor llevarse bien con él porque de malas es terrible.  

Anabel-Gil-Silgado-deluxe

Anabel, la hija de Gil Silgado, que estaba en plató porque es colaboradora de la mesa de GH Dúo, tiene claro que la persona que estaba en el plató no es su padre “es la persona en la que Mª Jesús ha convertido a mi padre” al que no perdona que dejase a su familia “de hoy para mañana y le dio igual si comíamos o no”.

Explica Anabel que desde que su padre conoció a la ex Miss, desapareció de sus vidas, y que mientras él se paseaba con un automóvil de lujo, ella y su familia tenían que vender sus enseres para poder comer.

Aún así, y debido a lo unidos que habían estado hasta ese momento, cuando vio que la economía de su padre se iba a pique él se ofreció a ayudarle “vamos a sacar el barco a flote juntos” y la respuesta de él fue que no necesitaba su ayuda.

Anabel desmiente que su padre les regalase dos pisos y 17 coches “sí que, cuando me saqué el carné me regalo un coche muy bueno, algo normal cuando tu padre tiene un negocio de importación de automóviles” y explica que su madre le había dado a él poderes para todo, y que lo único que quiere de su padre es que deje de retrasar el juicio por abandono del hogar debido a que no se presenta ni está localizable. Sin embargo, Gil Silgado dice que él no abandonó a nadie.

Los colaboradores del programa no salían de su asombro al comprobar la capacidad de perdón que tiene con Mª Jesús que no tiene con su propia hija. Gil Silgado ha respondido que “Son situaciones distintas” añadiendo que no tiene nada que ver el daño que le han hecho una y otra.

Al hilo de las palabras de Mª Jesús en el reality en las que reconocía que se veía cuidando a Gil Silgado cuando estuviese mayor y enfermo, Jorge Javier le ha preguntado si iría a cuidar a su hija Anabel si ésta estuviese enferma. La respuesta ha helado la sangre a todos “Se tendría que dar el caso para saberlo”. Demoledoras palabras de un padre hacia una hija con la que ha convivido tantos años en aparente armonía según la propia Anabel.

Comentar

Comentarios