El polígrafo determinó, entre otras cosas, que Mónica Hoyos, en la actualidad, ya no está enamorada de Carlos Lozano.

Mónica Hoyos se sometía este sábado al polígrafo de Sábado Deluxe, no sin antes anunciar que hacía unos minutos había recibido dos llamadas en las que la voz de una mujer la insultaba y la advertía que tuviese mucho cuidado con lo que iba a decir.

También justo antes del polígrafo escuchábamos a Carlos Lozano exclamar que no quiere saber nada ni de Mónica ni de Miriam Saavedra y que lo que le gustaría es que desaparecieran de sus vidas. Lo de Miriam, no sé, pero en el caso de Mónica, siendo la madre de su hija… como que no.

Por si fuera poco, una reportera de Telecinco relataba que había sido testigo de una conversación telefónica entre Carlos y Miriam Saavedra en la que el presentador, en un tono tan alto que se enteraron los vecinos de toda la manzana, recriminaba a Miriam que sólo le quería para sacarle el dinero y que había conseguido hundirle. Pero, al mismo tiempo, la aconsejaba sobre lo que hacer en el juicio que va a tener con Mónica Hoyos y manifestaba, de alguna manera, sus celos hacia el acompañante de Miriam, el cantante Hugo Castejón. ¿Alguien lo entiende? ¿Es que acaso vuelven a estar juntos? La propia Mónica Hoyos no lo tiene nada claro.

Para Mónica ha sido muy duro perder la estupenda comunicación que tenía con el padre de su hija “era mi amigo, mi hermano” y asegura que tras romper con él no ha querido tener pareja porque quería dedicarse a su hija “no quería meter a un hombre en casa”.

monica-hoyos-conchita-deluxe

El polígrafo determinó que había malmetido conscientemente en la relación entre Carlos y Miriam, pero Mónica, aunque lo reconoce, cree que lo único que hizo fue  contarle la realidad, que había averiguado cosas sobre ella que no le gustaban nada, y que lejos de ser la “universitaria” que vendía, en Perú lo que hacía era ir a la televisión a hablar de sus ex novios, un futbolista y un actor, y trabajar de “anfitriona”, un término que ahora sabemos que allí significa “azafata de imagen en eventos” pero que en su momento, para todos tuvo otra connotación que Mónica tampoco aclaró en ningún momento.

Además de creer que estaba perjudicando la imagen de Carlos, Mónica no creía que Miriam fuera la persona adecuada para que conviviese con su hija, algo que no le ocurrió con otras parejas de Carlos “que tenían oficio y beneficio” y en ningún caso iban a aprovecharse de él. Curiosamente, esto también sucedió a la inversa: cuando Mónica inició una relación con Cayetano Martínez de Irujo, a Carlos no la hacía ninguna gracia “no le parecía la persona correcta” cuenta Mónica.

Asimismo, quiere dejar claro que Carlos y Miriam rompieron “porque estaban mal por otras cosas” no por culpa de ella.

El polígrafo por fin nos sacó de dudas respecto a los sentimientos de Mónica hacia Carlos: en la actualidad, ya no está enamorada de él.

Para terminar, se determinó que el propio Carlos le había contado a Mónica que Miriam le había dicho que para volver con ella tendría que hablar mal públicamente de la madre de su hija, y que Mónica “odiaba” a Miriam, aunque a la protagonista del polígrafo, la palabra odio le parece muy fuerte.

Comentar

Comentarios