La entrevista a Carlos Lozano en Sábado Deluxe ha tenido más de un enfrentamiento y más de un insulto.

Carlos ha acudido al Deluxe por una razón muy concreta: acabar de una vez con este culebrón, dado que Miriam ha tenido la oportunidad esta semana de arreglar las cosas y no la ha aprovechado.  Le pidió que entrase en Sálvame Diario para decir lo que a él le dice en privado: que le ama, y que desmintiese su relación con Hugo Castejón. Pero, Miriam no lo ha cumplido, según Carlos porque no habla si no cobra.

carlos-lozano-deluxe-4

Carlos no le perdona a Miriam que apareciese sin avisar durante la sección que él tenía en Sálvame para anunciarle que rompía su relación. Desde luego, Miriam podía haber elegido mejor el momento y el lugar para decirlo, incluso hubiese estado bien que se lo hubiese comentado antes a su pareja.

La reclamación de Miriam siempre es la misma, que no le da su lugar como pareja, que sigue envenenado por Mónica Hoyos. A este respecto, Carlos asegura que siempre ha intentado que la madre de su hija se pusiese en su lugar, sin resultado. Cree el presentador que las dos tienen la misma culpa, y que incluso le ha dicho a su hija que su madre tiene más aún porque fue la que empezó. Reconoce que tiene mucho rencor hacia Mónica “por todo lo que me ha hecho toda la vida” pero no le desea nada malo.

De todas formas, Carlos asegura que para Miriam “darle su lugar” es convertirse en pareja de hecho y tener los papeles para poder estar en España. También señaló que ha estado ayudando económicamente a Miriam en todo momento, incluso estando ella con Hugo Castejón, al que Carlos llama “el personaje éste”. Quiere pensar el presentador que Miriam le amaba de verdad y que no se ha aprovechado de él.

Tampoco ayuda mucho su relación con Hugo Castejón. Cuenta Carlos que un día, a las 8 de la mañana, llamó a Miriam, que estaba de fiesta, y Hugo le dijo a Carlos que estaba con Miriam y que no les molestase ni se pusiera enmedio. Mientras, podía oír a Miriam pedir a Carlos que no le hiciese caso, que lo amaba a él.  Además, Carlos matiza que Miriam y ella han estado juntos tres años, incluso cuando todos pensaban que habían roto, y nunca les han pillado los paparazzis, y qué casualidad que a Miriam y a Hugo les pillan siempre “si no queremos que nos vean, no nos ven” dice Carlos.

Carlos asegura que se ha jugado todo por Miriam,  porque estaba muy enamorado, de hecho, reconoce seguir “colgado” de ella. Por eso mismo, pensábamos que la intervención de Miriam desde Perú iba a significar la reconciliación definitiva de la pareja, ya que, en realidad, Carlos no había dicho nada realmente malo de ella durante la entrevista, al contrario.

carlos-lozano-deluxe-hugo-miriam

Pero, cuando conectaron con Perú, lo que apareció en pantalla fue una Miriam de todo menos conciliadora: “ya te desahogaste, ya descargaste tu furia” le espetó la joven, a la que María Patiño preguntó si tenía una relación con Hugo Castejón “no tengo porqué afirmar o desmentir absolutamente nada (…) él sabe perfectamente que yo intenté rehacer mi vida, nunca le he sido infiel a este señor, en cambio él sí que lo ha sido” soltó Miriam ante un Carlos Lozano que tuvo que reconocer que le fue infiel con dos chicas a través de las redes sociales “hice las típicas guarrerías que se hacen en las redes sociales”.

Carlos llamó a Miriam sinvergüenza y ella le espetó que “este cuerpo caribeño no se merece a alguien como tú, mala persona” aunque hubo muchos más insultos en un cruce de acusaciones que no llevó a ningún sitio.

Pero, aún ocurrió algo peor durante la entrevista: un enfrentamiento entre Diego Arrabal y Carlos Lozano – bueno, siendo justos el único que quería enfrentarse era Carlos- que a punto estuvo de pasar a mayores. Todo empezó cuando el periodista le señaló al presentador si todo esto no sería “un negocio a 3 bandas”. Carlos Lozano se molestó mucho y le dijo que el único montajista ahí era él. Durante la publicidad, según Carlos, Diego Arrabal se le acercó y le explicó que le había dicho lo del negocio a tre bandas “para que subieras un poco, por la audiencia”. El presentador montó en cólera y ya en directo le llamó “miserable” y “cínico” además de acusarle de ser capaz de vender a su madre por audiencia. María Patiño lo pasó realmente mal y tuvo que cerrarles los micrófonos porque la situación se complicaba por momentos, pero no por Diego Arrabal que permanecía sentado defendiéndose pero tranquilo.

 

Comentar

Comentarios