Con su visita a Sálvame Deluxe, Rosa Benito confirmó este viernes su regreso a Telecinco, donde previsiblemente, además de su trabajo como colaboradora de Sálvame, será la concursante estrella de Gran Hermano Vip, algo que muchos esperamos con expectación.

Reconoció Rosa que volvía a Telecinco por la deuda que todavía tiene con Hacienda, aunque ha respirado un poco con lo que ha ganado con sus actuaciones con Chayo y sobretodo con la venta de la nave que parecía imposible de vender, algo que ha conseguido gracias a la mediación de José Antonio Alonso, una persona con la que Rosa Benito niega tajantemente tener nada.

Rosa Benito ha corroborado que no se fue, que la echaron de Telecinco. Estando en maquillaje, recibió una llamada de Toño Sanchís en la que le explicaba que le habían comunicado que o su hija quitaba las demandas o se iba a la calle. Rosa lo tuvo claro “me voy a la calle porque a mí no me amenazan”. Pero, un rato después se arrepintió, pensando en cómo iba a vivir a partir de ese momento. En todo caso, también pensaba en que Telecinco le había pagado, pero ella tambíen había dado mucho a Telecinco. Una gran verdad.

Sobre los colaboradores, no perdonó a Kiko Hernández por todo lo que había dicho sobre sus actuaciones, y las parodias que hizo con Mila Ximénez, de la que dice que “me ha hecho mucho daño. Sólo estábamos ganandonos la vida sin hacer daño a nadie y ellos jugaron con el pan de mucha gente, que no solo éramos nosotras, llevábamos mucha gentre detrás”.

Eso sí, también ha entonado el mea culpa cuando se refiere a su actitud tras ganar Supervivientes “No era yo” dice, reconociendo que se descolocó, que estaba dolida y que en vez de hablar con su marido se volvió loca en el programa. Dice que este tiempo alejada de la televisión, le ha servido para pensar mucho, reconocer sus errores y coger las fuerzas necesarias para empezar de cero.

Sobre Amador, tiene claro que se van a querer toda la vida, y no cerró la puerta a nada, aunque es consciente de que no pueden vivir juntos.

El ambiente en el programa era más que propicio a Rosa, salvo en el caso de Kiko Hernández, que se mostraba visiblemente molesto durante todo el programa. Belén Esteban, con la que ya había reanudado la amistad recientemente, reconoció que se había equivocado al pensar que su nuera había llamado a los fotógrafos en un restaurante al que acudieron ella y su novio Miguel.

Jorge Javier Vázquez estaba más que predispuesto a recibir a Rosa con los brazos abiertos, pero no era cosa de anoche, ya en la entrevista que le hicieron en el propio Deluxe hace unas semanas, se pronunció a favor de que volviese y reconoció echarla de menos.

Sobre Toño Sanchís, además de mostrar su solidaridad con Belén, Rosa dijo que ya no era su representante, pero que sí buscó su asesoramiento hace seis meses, con nulos resultados, ya que en este tiempo “no me ha buscado nada”.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios