Según cuenta La Otra Crónica de El Mundo, la relación entre Eugenia Martínez de Irujo y su hermano Cayetano, es tirante desde que Eugenia mostró su intención de presidir la Fundación Casa de Alba y el conde de Salvatierra se negó porque consideraba que no estaba preparada. La elegida para la tarea fue Genoveva Casanova, decisión que Eugenia no ha entendido y que ha motivado que el trato entre los dos hermanos sea frío y distante.

Dicen que él intenta la reconciliación pero que ella siempre está “a la que salta” en los temas relacionados con su hermano.

Todo empezó cuando la duquesa de Alba, aconsejada por su hijo Cayetano, decidió convertir la Casa de Alba en una empresa para mejorar su economía, ya que, como es lógico, aquello es una máquina de gastar dinero. Así pues, se han creado tres empresas: la mencionada Fundación -con actividades y exposiciones- . otra dedicada a los eventos -con visitas guiadas y cócteles de empresa- y la marca Casa de Alba – productos agrícolas- y la intención de Cayetano era que Eugenia llevase la parte de los eventos, porque es la persona que mejor conoce el Palacio de Liria.

Pero, aún así, es más probable que se arregle Cayetano con Eugenia que con Jacobo, ya que, además de que son polos opuestos en la mentalidad, el conde de Siruela no quería convertir en empresas la Casa de Alba. Vamos, que no le ha gustado nada la decisión tomada.

Pero, el martes, todos se reunirán en el Palacio de Liria para celebrar la Nochebuena. Se trata de agradar a la matriarca en una fecha tan señalada, pero puede ser una noche de máxima tensión. Esperemos que acabe siendo una Noche de Paz.

Comentar

Comentarios