Según cuenta extraconfidencial.com, la cámara de seguridad captó las imágenes.

En las imágenes, grabadas el pasado mes de marzo, se puede ver cómo una furgoneta de color oscuro, aparca a pocos metros de la mansión Thyssen, sobre la medianoche. De ella, salen cuatro personas, entre ellas Blanca Cuesta, que por alguna razón, tiene dificultades para mantener la verticalidad. Directamente se introducen en las dependencias, dónde se guarda parte de la documentación empresarial y de la Fundación Thyssen.

Treinta y siete minutos después, regresan al vehículo con la CPU del ordenador de la baronesa. Blanca Cuesta sigue teniendo problemas para caminar, pero finalmente arrancan y se marchan rápidamente del lugar. A la mañana siguiente, Carmen Cervera ve la grabación. Ha callado hasta ahora, pero las circunstancias ha precipitado los acontecimientos. Sin duda, la baronesa ha pasado unos meses horribles sabiendo la cruda verdad, y quién sabe hasta dónde pueden empeorar las cosas.

VER MÁS AQUÍ

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios