Amador Mohedano ha hablado claro en el Deluxe. No ha sido una de estas entrevistas en las que el invitado se acobarda y lo que dice en plató no se parece en nada a lo que había declarado en la entrevista previa.

Antes de nada, señaló que su presencia en el programa contaba con el apoyo y beneplácito de Ortega Cano y Gloria Camila.

El hermano de la inolvidable Rocío Jurado, no entiende el distanciamiento de su sobrina con el resto de la familia, y está muy dolido. Incluso podría llegar a entender que estuviese mal con él, por el asunto de la gala de Navidad que supuso la despedida profesional de su madre, pero no su falta de relación con los demás.

Amador - Deluxe

Afirma Amador que Rocío y Fidel le hicieron “un feo muy grande” con aquella gala. Vamos, que lo que contaban los periodistas por aquella época era cierto en su totalidad. Lo prepararon todo a sus espaldas, convenciendo a Rocío Jurado – que acabó tolerando a Fidel aunque nunca le gustó-  a pesar de su débil estado físico. Cuando Amador se enteró, puso el grito en el cielo porque no veía a su hermana en condiciones, y se negó a ir, pero ella se arrodilló y le pidió que fuese. El caso es que Fidel Albiac organizó todo sin contar con Amador para nada, algo que sorprendió mucho también a Ortega Cano, que no entendía que le hubiesen desposeido de lo que había sido siempre su labor. Además, a Amador le chocaba especialmente que tuviesen ese interés repentino por la carrera de Rocío Jurado, cuando nunca demostraron tenerlo, algo que dolía mucho a la artista, que guardaba sillas para su hija en los conciertos y al final, nunca iba.

Este distanciamiento de Rocío con su familia viene desde entonces, no es de ahora ni mucho menos. Rosa Benito ya contó que Rocío Carrasco se acercó a su madre cuando estaba bastante malita y le pidió que no dejase nada a sus nietos Ro y David “para que el c… de su padre no pille ni un euro”. El caso es que en su última estancia en Houston, Rocío Jurado expresó sus ganas de llegar a España para cambiar algo del testamento. Pero, Amador no sabe a qué se refería.

Después, cuando hicieron una reunión familiar porque nadie tenía claro qué estaba haciendo la albacea repartidora y Amador y su familia querían asegurarse de que se cumplía la voluntad de la finada, Rocío Carrasco apareció con una abogada y les dijo a todos que se las arreglaran para vivir. En la oficina del Notario, Rocío llamo “sinverguenzas” a su tío José Antonio y a su tía Gloria. Aparte del tema de la herencia, el enfado con sus tíos fue porque se fueron a Yerbabuena con Ortega Cano, a echarle una mano con los niños y a trabajar con él.

Y es que, los rumores apuntan a que Rociito no podía ni ver a Ortega Cano y consideró una traición que sus tíos estuviesen a su lado. Pero, Amador desmintió que Ortega Cano se portase mal con su hermana Rocío o que “le diese muy mala vida” como se apunta en las últimas semanas. Niega que él o su familia encargasen a un detective que siguiese al torero porque desaparecía de casa varios días. Y sobre la enorme bronca que tuvo el matrimonio durante una cena, Amador contó que fue porque Ortega tuvo una mala tarde toreando y el público le recordó lo de “estamos tan agustito”algo que le sentó muy mal. Así que durante la cena, en la que estaban Rosa Benito, Amador, Conchi, hermana del torero y Rocío Jurado, no dejó de mostrar su mal humor, y llegó un momento en el que Rocío le espetó “pues no cantes” y entonces fue cuando inició una discusión que Amador cortó llevándose a la calle a Ortega para que se relajase un poco.

Dice Amador que tanto Ortega como él sienten rabia por la actitud de Rocío Carrasco, y que no logran entender por qué se ha desvinculado de esta manera de su familia, ni tampoco ha atendido a su hermanos, ni se ha preocupado por el problema de José Fernando.

También ha comentado que entiende a Antonio David como padre, y el sufrimiento de su hija Ro, que ha llorado mucho al ver a su madre pletórica a pesar de la situación con sus hijos. Eso sí, Amador le ha dicho a Ro que está seguro de que volverá a estar bien con ella “una madre nunca deja de querer a sus hijos”.

Sobre el asunto del Museo dedicado a Rocío Jurado, la razón por la que no se abre es, según explica Amador, porque Rocío Carrasco exige para dar su permiso para la apertura, 30 mil euros al año, el 50% de la venta de entradas y la totalidad de los beneficios del merchandising, algo que el Ayuntamiento de Chipiona no puede asumir.

Preguntado por si aceptaría reunirse con su sobrina si ésta se lo pidiese, reconoce Amador que le costaría “Mi hermana Gloria está muy dolida y tendría que hablarlo con ella”.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios