La hija de Isabel Pantoja y su pareja, acudieron el pasado viernes a un Centro de Salud de Málaga con su bebé, que tenía que someterse a su primera revisión. Pero, la visita al médico acabó literalmente a puñetazos, ya que varios fotógrafos se metieron en el ambulatorio en busca de la imagen más buscada. Alberto Isla se enfrentó a ellos y los golpes no se hicieron esperar.

La realidad es que la ley le ampara. Aún no ha habido exclusiva a pesar de los rumores. No sabemos si será porque los emolumentos no eran suficientes o porque la cantidad variaba mucho de estar en el posado la abuela materna. Sea como sea, nadie les puede recriminar que hayan comerciado con la imagen de su hijo, así que tienen todas las de ganar si finalmente se presenta la demanda que está preparando la abogada de Alberto Isla.

Hasta el momento, la pareja lleva una existencia tranquila en Cantora junto al bebé y no han dado mayor motivo de polémica.

 

 

 

Imagen: ultimahora.es

Comentar

Comentarios