Alba Carrillo ha tardado en conceder una entrevista, pero, desde luego, la espera ha merecido la pena.

Empezó la entrevista en Sálvame Deluxe con una Alba Carrillo relajada, asegurando que había esperado para hablar porque quería hacerlo con tranquilidad, ya que había tenido que seguir tratamiento psicológico y con fármacos, e incluso había pasado un día ingresada en la Clínica López Ibor. Pero, de esto, Feliciano López no supo nada “él estaba muy pendiente de su ombligo, se está enterando ahora” ha dicho.

Alba fue rotunda desde el primer momento “he llegado a sentir asco por él y por mí por estar con él”. Y es que asegura que lo intentó todo para salvar su matrimonio,que para ella era un proyecto de futuro, con hijos, pero la frialdad de Feliciano y sus infidelidades, lo hicieron imposible.

Ha contado cómo se conocieron “Vio en una revista que había roto con Fonsi Nieto, y a través de una amiga común, empezó a mandarme mensajes y a interesarse por mí”. Reconoce Alba que, en un primer momento, ella le hizo caso porque quería que Fonsi viese que podía seguir adelante sin él, pero cuando quedaron por primera vez, se derritió al verlo. Se enamoró y le creyó cuando le dijo que quería sentar la cabeza y formar una familia.

Pero, las constantes intromisiones de los padres y el hermano de Feliciano empezaron a hacer la vida muy complicada a Alba, tanto antes como después de la boda, y a pesar de tener mucho cariño a sus suegros, tuvo que pararles los pies. La veían como una amenaza. De hecho, el hermano del tenista le preparó un documento pre-nupcial por el que, si se separaban, ella tenía que abandonar el domicilio conyugal en un máximo de 48 horas.

Para Alba, sólo fueron bien las primeras semanas de matrimonio. Después, se dio cuenta que Feliciano “no era la persona que me vendió”. Se comportaba con frialdad y ni siquiera se sentía deseada por él. Apenas tenían relaciones íntimas – a pesar que querían tener un hijo –  aunque Alba entiende su inapetencia con ella “si te comes un cocido fuera, llegas a casa y no te comes ni una aceituna” aludiendo a las aventuras extramatrimoniales de él.

Lógicamente, Alba se sentía infravalorada como mujer y con la autoestima por los suelos. Encima, cuando le planteó el tema, él sugirió tener relaciones con una tercera persona. Al parecer, con otras parejas, ya había hecho tríos. Ella se negó rotundamente porque para ella eso no entra dentro del matrimonio. También le sugirió el tenista que podría ponerse más pecho.

Su indiferencia ante ella era tal, que llegó a plantearse si la explicación era que a su marido le gustaban los hombres, algo que tampoco descarta totalmente.

Para acabar ya de dinamitar el matrimonio, a Feliciano comenzó a molestarle el hijo de Alba, cuando al principio se portaba extraordinariamente bien con él, incluso dándole el biberón o cambiándole los pañales. En este punto, la chica se derrumbó “no me perdono haber aguantado desprecios a mi hijo”.

El momento de la separación fue especialmente duro. Feliciano la llamó y en el porche de la casa le dijo que quería el divorcio. Todo con una frialdad que a Alba le hizo mucho daño. Después, se enteró gracias a la chica de servicio, que la conversación fue en el porche porque en la casa había una mujer que había pasado la noche con él.

Admite que Feliciano habló con Fonsi Nieto porque quería pasarse a dar un regalo al niño, pero Alba se negó porque el pequeño lo había pasado muy mal con la separación, y ahora que lo estaba superando no era buena idea que volviera a verlo. Por cierto, Alba asegura que adora al padre de su hijo y el cariño es mutuo.

alba carrillo - deluxe

Alba comenzó a sentirse intimidada y avasallada por los colaboradores del programa, que no creían una palabra de lo que ella decía. Especialmente duro fue Kiko Matamoros, tanto que Alba se bloqueó y sólo podía llorar sin poder expresarse. Cuando se recuperó un poco, dijo que tenía muchas ganas de explicar su historia, pero que los colaboradores daban por hecho que lo que contaba era mentira y que así era imposible.

Matamoros, que estaba en contacto con Feliciano, adujo que el verdadero motivo por el que el tenista le pidió el divorcio, fue porque la madre de Alba insultó gravemente a Feliciano y éste dijo “hasta aquí hemos llegado”, algo que Alba desmiente.

Para terminar la entrevista, se refirieron a las informaciones que apuntaban a que la madre de Alba, a la que algunos señalan como una influencia nefasta para su hija, la verdadera artifice de todo lo que se mueve alrededor de ella, ha mandado hacer brujería y magia negra a su ex yerno. El vidente Octavio Aceves asegura que el tenista no tiene nada que temer porque la persona que le ha hecho la supuesta magia negra no debe tener mucha idea “está tan mal hecha que lo único que puede pasar es que se vuelva contra ella”.

Recordemos que Alba Carrillo pide a Feliciano 500.000 euros, correspondientes a los seis meses de gananciales previos a la firma de una separación de bienes que ella firmó engañada, según su abogada, Teresa Bueyes, ya que no era conocedora de que incluía una cláusula que liquidaba los bienes gananciales.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios