La decisión de Ortega Cano de invitar a Rocío Carrasco al enlace no ha sentado nada bien a su familia.

Que Jose Ortega Cano es buena gente, es palmario, y ese afán por tratar de conseguir que todas las partes de su familia vuelvan a relacionarse, le ha llevado a invitar a su boda a Rocío Carrasco, porque “a su madre le gustaría”.

Pero, según publica La Razón, el resto de la familia ha puesto el grito en el cielo. No es raro, porque nadie se habla con Rocío Carrasco, pero especialmente la hija de Ortega es la que más ha cargado contra su hermana, y su extraordinaria relación con Rocío Flores, que no quiere saber nada de su madre, complica aún más las cosas.

Además, hay un precedente: En la presentación del sello dedicado a Rocío Jurado, estuvieron Ortega Cano y Rocío Carrasco, y ambos valoraron mucho la presencia del otro, pero no acudió Gloria Camila.

Al parecer, al torero, que ha tenido en cuenta a Rocío con la mejor de las intenciones, considera desmesurada la animadversión de la familia hacia ella y no se esperaba este rechazo tan rotundo, que ha aumentado la preocupacion que siente por este conflicto.

El caso es que Ortega Cano y Ana María Aldón anunciaron su boda – que será en julio, por lo civil  y en Madrid- la pasada semana en la revista Hola, y el torero asegura que ha vivido épocas muy duras pero que ahora está en un momento “dulce y amable”. Ana María, que tenía una tienda de fruta y ultramarinos y que conoció a Ortega cuando llevó a su madre a una de las visitas guiadas que se hacían en la finca Yerbabuena, ha pasado junto a él los momentos más complicados de su vida, cuando ingresó en prisión y su popularidad estaba bajo mínimos. Dejó Sanlucar para vivir en Zaragoza y así estar cerca de la cárcel de Zuera, donde cumplía condena.

Ahora, Ana María, de 38 años, 25 menos que su futuro marido, continúa sus estudios de Diseño y Moda junto a Gloria Camila. Por su parte, José Ortega, aunque retirado, se sigue moviendo dentro del mundo taurino “ayudo al torero Morenito de Aranda” tiene negocios de hostelería y está construyendo un centro canino y de adiestramiento.

Sobre la recuperación de su hijo José Fernando, ha contado que va despacio pero que está tranquilo.

La noticia de la boda también ha abierto otros frentes, como el protagonizado por la ex cuñada de Ana María Aldón, que asegura que su hermano acabó en la cárcel por culpa de ella y que no quiere a Ortega, que sólo busca su dinero porque le gusta vivir bien y los lujos.

En otro orden de cosas, Ortega Cano ha demandado a la publicación satírica “Mongolia” por vulneración del derecho al honor y la propia imagen. En el cartel, que se puede ver pinchando aquí, y que servía para promocionar “Mongolia, el musical”  en la ciudad natal del torero, su rostro aparecía sobre el cuerpo de un extraterrestre con frases como el famoso “estamos tan agustito”, “antes riojanos que murcianos” o “viernes de dolores… sábados de resaca”.

Según Enrique Trebolle, abogado de Ortega, el cartel entra en el terreno de la mofa y el escarnio y pide tener en cuenta el lucro obtenido a consecuencia de la utlización denigrante de la imagen.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios